Francfort. Una huelga del personal de tripulación de Lufthansa interrumpió cientos de vuelos este viernes y dejó a miles de pasajeros en tierra, quienes enfrentarán retrasos en un ajetreado fin de semana para el sector del turismo, en medio de una disputa por salarios y reducciones de costos.

El operador del aeropuerto de Fráncfort Fraport AG dijo que había solicitado que se suspendiera la salida de vuelos hacia esa ciudad alemana desde otras partes de Europa, debido a la falta de espacio para ubicar a los aviones.

Los vuelos intercontinentales no fueron afectados por la huelga, dijo Fraport.

La mayor aerolínea de Alemania dijo que canceló la mayoría de las 360 llegadas y salidas programadas en su terminal de Fráncfort durante el paro de ocho horas del viernes, que siguió a una ruptura de las negociaciones que se llevan a cabo desde hace 13 meses con el sindicato UFO.

UFO, que representa cerca de dos tercios de los 19.000 tripulantes de Lufthansa, no descartó nuevas paralizaciones durante el fin de semana y dijo que podría llamar a nuevas acciones en otros aeropuertos "hoy o mañana".

"Depende mucho de la respuesta de Lufthansa a esto", advirtió el jefe de UFO, Nicoley Baublies, a la radio Bayerischen Rundfunk.

El fin de semana promete ser sumamente movido para la industria aérea debido al fin de las vacaciones de verano en muchas partes de Alemania.

Lufthansa, que opera unos 1.850 vuelos por día, necesita generar más ganancias para pagar 17.000 millones de euros (US$21.300 millones) de nuevos aviones ordenados.

El sindicato UFO busca un aumento de salarios de un 5% y garantías de que Lufthansa no tercerizará empleos o utilizará más trabajadores temporales, como ya ha hecho en Berlín.

Lufthansa asegura que el personal de tripulación debe contribuir a los programas de recortes de costos.