Latin American Minerals Paraguay (Lampa), la subsidiaria local de una empresa canadiense que instaló la primera planta procesadora de oro en Paso Yobái, rechazó la pretensión de un grupo de diputados de derogar su contrato de concesión.

En tanto, ejecutivos manifiestan que además de inconstitucional, la pretendida disposición desalienta la inversión extranjera.

Lampa sostiene que el proyecto de ley que apunta a derogar la Ley de Concesión minera Nº 2079/03 que afecta a propiedades de Paso Yobái, viola normas constitucionales y legales vigentes.

“El proyecto de Ley presentado por el diputado liberal por Cordillera, Elvis Balbuena, atenta contra garantías constitucionales y legales, pone en riesgo 200 empleos formales y constituye un golpe bajo a la credibilidad del Paraguay como un país serio e interesante para radicar una inversión”, señaló el presidente de Lampa, licenciado Juan Carlos Benítez.

En la exposición de motivos, el proyectista funda su pedido de derogación de la concesión en un supuesto incumplimiento del contrato por parte de la empresa minera.

No es el primer intento que vienen impulsando políticos tanto del Partido Colorado como, en este caso, del PLRA, buscando anular la concesión y beneficiar a mineros informales del mencionado distrito guaireño.

Ya sucedieron una serie de conflictos y movilizaciones donde se vieron afectados bienes de la empresa y de particulares, entre ellos incluso de la prensa, esta última cuando se encontraba realizando coberturas de actos organizados en Paso Yobái, donde estuvieron discutiendo el tema.

“A pesar de haber trabajado dentro de lo que marca la ley paraguaya de minería y de su permanente apoyo a sus trabajadores y a la población de Paso Yobái, nuestra firma ha sido objeto del rechazo y hostigamiento de empresarios de la minería informal, entre los cuales se puede citar al intendente de Paso Yobái, Édgar Chávez; su padre, el concejal departamental Óscar Chávez, y el concejal departamental Raúl Acosta, entre otros", manifestó Benítez.

"Hasta ahora han sido vanos los intentos de diálogo con dichos empresarios ilegales, a pesar de que estos saben de acuerdos que Lampa a alcanzado con grupos de pequeños mineros artesanales”, agregó.

En Lampa recordaron que hace meses nueve diputados presentaron un proyecto de ley similar para entregar a 11 propietarios la explotación irrestricta de oro en la zona de Paso Yobái.

El mismo delimitaba una zona, que abarcaba 100 hectáreas y entregaba a sus propietarios la explotación de recursos minerales. Además, indicaron que dentro de esa zona precisamente delimitada están ubicadas las propiedades de Raúl Giménez, Domingo Núñez, Augusto Leiva, Elías Ferreira, Mario Espínola, Nicolás Villaba, Fermina de Acosta, Delfino Acosta, y otras personas vinculadas con políticos de la zona.

Se repite la historia. Benítez recalcó en otro momento que Lampa cumple con todos los requisitos legales y está al día con todos los plazos tal como reconoce la autoridad correspondiente que es el viceministerio de Minas y Energía. Esta afirmación había sido corroborada por la subsecretaria Mercedes Canese.

“Sin embargo, antes de realizar esta verificación, y con total desconocimiento de causa, ya se plantea la amenaza de una ley para anular la concesión. Se imagina el efecto que esto tiene en el exterior. Nadie puede pensar que un diputado presente un proyecto de ley en estas condiciones. Este tipo de acciones hacen que consideren al país un sitio poco seguro para la inversión. Cualquier capitalista pensaría dos veces para realizar una inversión millonaria, como en este caso, para que una vez hecho el trabajo, le traten de manotear la concesión”, agregó el empresario.

El proyecto de Balbuena estaría siendo analizado este miércoles en la sesión de la Cámara Baja.

Situación legal de Lampa. La historia legal de la explotación minera en Paso Yobái arranca con la Ley Nº 2079, del 6 de marzo de 2003, de concesión minera otorgada a favor de la firma Minera Guairá SA “para la prospección de minerales metálicos y no metálicos, gemas preciosas y semipreciosas”, ubicada en el Distrito de Paso Yobái, Departamento de Guairá.

Latin American Minerals Paraguay es concesionaria del 70% de los derechos mineros en virtud de la Resolución Nº 2768/2010 del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, que aprobó la cesión de la firma Minera Guairá SA, concesionaria originaria del 100% de los derechos mineros, a Lampa.

Minería informal lleva a contaminación. Latin American Minerals Paraguay es una empresa con capital canadiense y paraguayo que, según explicó Benítez, ya lleva invertido en Paraguay más de US$12 millones.

Últimamente completó la construcción de su planta procesadora de oro. En tanto, el presidente de Lampa indicó que la peor consecuencia del proyecto Balbuena sería dar un respaldo a la explotación ilegal de minerales “que pertenecen a todo el pueblo paraguayo y que generan un tráfico en negro de oro, así como la contaminación irresponsable de personas, tierras y aguas con un veneno tremendo como el mercurio”, sentenció.

“Todos hemos leído en la prensa las consecuencias que está generando para el Guairá la explotación ilegal del oro. Hay contaminación de tierras y aguas con el derrame de más de 1.350 kilos de mercurio por año. Se genera un tráfico de oro paraguayo que circula clandestinamente y se lleva de contrabando a otros países. Los pequeños mineros son explotados en condiciones de inseguridad y falta de garantías. De esto hay experiencias tremendas en otros países que no me gustaría que se repitieran con nuestra gente”, lamentó Benítez.

“No hace aún 15 días el presidente de Perú, un país con un 60% del PIB dependiente del sector de minería, dijo a la prensa internacional que su país no obtiene nada de la minería informal, sólo contaminación, desorden y evasión fiscal ¿Esto es lo que queremos para el Paraguay?”, preguntó.

El empresario dijo finalmente que el sistema de explotación de la planta de Lampa fue determinado con base en numerosos estudios. “Se utilizará un proceso de separación física, con concentradores centrífugos, que operan únicamente con agua. Este proceso no utiliza ningún tipo de compuestos químicos como mercurio, por lo que es totalmente inofensivo para la salud”, acotó.