De acuerdo con información proporcionada por el Ministerio de Finanzas Públicas (Minfin), a la fecha el Estado subsidia la tarifa del servicio de transporte colectivo urbano, el pasaje al adulto mayor y el servicio de energía eléctrica.

Según el Minfin, el que mayor aporte recibe es el transporte colectivo de pasajeros, por medio de la Asociación de Empresarios del Transporte Urbano (AETU), que entre el 2004 y el 1 de diciembre último ha recibido Q411.9 millones (US$51.712.700).

Le siguen las asignaciones al servicio de transporte al adulto mayor, que también se le asigna a la AETU, que opera el Sistema Integrado Guatemalteco de Autobuses (SIGA), que del 2008 al 1 de diciembre del 2011 suman Q112 millones (US$14.061.200).

Además, el Estado también erogó en el 2010 Q42 millones (US$5.272.960) en favor de las empresas que suministran energía eléctrica, detalló el informe del Minfin.

El viceministro de Finanzas, Édgar Hernández, expuso que la razón principal del subsidio a esos servicios es garantizar la estabilidad de los precios, que se ven influenciados al alza con el incremento de los costos de operación de las empresas que las prestan.

“Lo que pretende el subsidio es garantizar que el alza en los costos de operación de las empresas no se traslade al usuario”, refirió Hernández.

¿No es suficiente? El vicepresidente de la AETU, Luis Gómez, señaló que si bien reciben cerca de Q21 millones (US$2.636.480) mensuales de subsidio al transporte urbano, esta suma no es suficiente para cubrir la totalidad del “costo real” del pasaje sobre los costos de operación, que según sus cálculos ascienden a Q75 millones (US$9.416.010) al mes, solo en gastos de combustibles.

“El subsidio es un apoyo a lo que se deja de percibir en la tarifa del pasaje, no un complemento, pues los aproximadamente Q7 mil (US$878,827) mensuales que el Estado otorga para cada una de las tres mil unidades representan un aporte de Q0.38 al valor del pasaje, que hasta ahora es de Q1.10, pero que realmente debería ser de Q5.22”, especificó Gómez.

Para el presidente del Centro Nacional Guatemalteco de Defensa del Consumidor y Usuario (Cenguadeu), Carlos Lara, los subsidios son necesarios para garantiza el acceso a la mayoría de la población a los servicios esenciales, y consideró que estos se concentran en el área metropolitana y no han logrado necesariamente el cometido de mejorar la calidad del servicio.

“Para que los usuarios puedan recibir efectivamente el beneficio de los subsidios, es necesaria una debida fiscalización de los fondos que el Estado eroga con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los habitantes”, afirmó.