Santiago. La Compañía Minera Cordillera Chile ingresó una propuesta al Servicio de Evaluación Ambiental con la cual espera obtener el permiso para aumentar de 3 millones 57 mil toneladas a 4 millones 800 mil toneladas la producción de sal en su faena de Tarapacá.

El objetivo que tiene la empresa es utilizar la producción extra -extraída desde el Salar de Tarapacá- para poder suplir la demanda de Estados Unidos luego de una serie de inviernos muy fríos al ser la sal un elemento anticongelante.

En conversación con La Estrella de Iquique, el gerente de operaciones de Cordillera, Luis San Martín, aseguró que el uso de la sal que exportan “es para evitar accidentes y darle movilidad a la costa este que es muy afectada por las tormentas de nieve y hielo”.

“Como se vio este año, también fue bastante crudo, entonces nos dimos cuenta que podríamos requerir, debido a estos inviernos crudos, máximos superiores a los que teníamos autorizados“, añadió el ejecutivo.

De ser exitosa la llamada “Actualización Plan de Explotación Mina Tenardita”, la empresa deberá invertir US$1 millón para incluir 18 trabajadores y para explotación del mineral, sumado al aumento del costo de las labores en la planta de chancado y el transporte de la sal en camiones hasta el puerto de despacho.

El 2017, Cordillera envió 1,9 millones de toneladas a suelo norteamericano. Para 2018 esperar lograr llegar a los 2 millones.