El gobierno de Colombia está confiado en que no habrá un desabastecimiento de alimentos en el país con motivo de la sequía ocasionada por el fenómeno de El Niño.

El ministerio de Agricultura está tomando las medidas del caso y prometió a los agricultores y ganaderos una serie de ayudas ante la ferocidad del cambio climático.

El ministro Rubén Darío Lizarralde anunció alivios para agricultores y ganadores, especialmente para aquellos que resulten afectados por la sequía.

La idea del gobierno es dar concesiones en tasas de interés y plazos en los créditos a los productores que resulten afectados.