Santiago. La minera Anglo American apuesta fuerte al negocio del cobre con un portafolio de proyectos que podría llevarlos al liderazgo en producción del metal, dijo un ejecutivo de la firma.

Tras una caída en la producción de cobre el año pasado, Anglo American está dejando algunas otras materias primas en segundo plano para enfocarse en el metal rojo.

"Tenemos una posición buena o mejor que nadie en la industria del cobre", expresó John MacKenzie, jefe de la división de cobre de la empresa.

"Estamos realmente en buen punto para crecer en nuestro negocio de cobre. Vemos un pequeño aumento de la producción este año con (la ampliación de la mina) Los Bronces, pero un sustancial incremento nos llevará rápidamente a las 900.000 toneladas en el curso de los próximos años", afirmó.

En 2010, la producción de cobre de Anglo American cayó 7% interanual a 623.310 toneladas, aunque fue el principal motor de las ganancias de la compañía.

MacKenzie destacó que la empresa decidió no parar sus mayores proyectos de crecimiento durante la crisis global.

Sin embargo, aún persisten algunas amenazas para el mercado.

"En China hay un enfriamiento de su mercado (...) pero no pensamos en un cambio en el positivo panorama en el mediano y largo plazo", apuntó.

"Estamos extremadamente confiados de los fundamentos del negocio del cobre y estamos viendo reflejado en el precio un muy rápido crecimiento de la demanda principalmente de economías emergentes como China, India y Brasil", dijo MacKenzie.

Existen preocupaciones de que el gigante asiático esté disminuyendo su apetito por el metal, mientras que otros conflictos mundiales como la crisis del norte de Africa y Oriente Medio mantienen agitado al mercado.

Además de la ampliación de Los Bronces -ubicada en la cordillera de Los Andes cerca a la capital, Anglo American también cuenta con la expansión del gigantesco yacimiento Collahuasi, en donde está asociada con Xstrata y un consorcio japonés.

MacKenzie explicó que la compañía está confiada en sus minas en Chile, Perú y Alaska, por lo que no está desesperada por adquirir algún otro proyecto.

Incluso comparó el proyecto Pebble en Alaska con el famoso Oyu Tolgoi, de Mongolia, considerado uno de los mayores depósitos no explotados.

En Perú, los inversionistas siguen de cerca el desarrollo de las elecciones presidenciales del 10 de abril, en las que varios candidatos han propuesto subir los impuestos de las mineras. Sin embargo, Anglo no está mayormente preocupada.

"Estamos confiados en la estabilidad del país, las fuertes instituciones en Perú y creemos que nuestro plan de inversiones se mantendrá más allá de las elecciones", afirmó MacKenzie.