San José. La canadiense Infinito Gold Ltd. dijo este jueves que su proyecto de mina de oro Crucitas ha sido demorado 23 meses por demandas legales en Costa Rica y que ahora está apuntando a comenzar a producir en el primer trimestre de 2012.

La Corte Suprema de Costa Rica dijo en abril que el proyecto minero podía seguir adelante, pero los trabajos fueron detenidos de inmediato por una apelación introducida por grupos de protección ambiental, que aseguran que la mina a cielo abierto dañará el delicado ecosistema alrededor del lugar.

Un tribunal decidirá el 6 de diciembre si levantará o no las medidas que han detenido la mina que tiene recursos probados por 1,2 millones de onzas.

"Si nos levantan las medidas cautelares, el día siguiente estamos iniciando el proceso constructivo. En el mejor de los escenarios (...) la primera onza procesada podría estarse dando en febrero o marzo del 2012", dijo el portavoz de Crucitas, Juan Carlos Obando.

"Va a tomar de un año a 14 meses para terminar el proceso de construcción", añadió.

Infinito ya ha invertido US$127 millones en el proyecto, principalmente en exportación e infraestructura, incluyendo mejoras a la electricidad y a los caminos en la región, agregó.

Los tenedores de deuda de la empresa han respaldado el proyecto ante el riesgo de incumplimiento, en la esperanza de que se resuelvan los asuntos legales.

Las minas de oro son cada vez más atractivas para los inversionistas en la medida que los precios se disparan hacia niveles récord. Los precios del oro escalaron el jueves a US$1.407,34 la onza, tras llegar a un máximo histórico de 1.424,1 este martes.
"En Canadá (los tenedores de deuda) están convencidos de que esta discusión sobre Crucitas le va a permitir a la empresa efectivamente estructurar un modelo de minería absolutamente verde", dijo Obando.

Pero medidas legales adicionales contra la decisión en diciembre podrían extender los obstáculos por meses, comentó a periodistas.

Costa Rica exhibe mucho orgullo por sus selvas tropicales que son un atractivo para los turistas, y el parlamento aprobó este mes una ley para prohibir todas las nuevas minas de metales a cielo abierto en el país, que se espera sea ratificada por la presidente Laura Chinchilla.

La ley no es retroactiva y no se aplicaría a Crucitas, pero Obando dijo que afectaría negativamente la expansión de Infinito en el futuro en Costa Rica. La empresa también tiene concesiones en la vecina Nicaragua.