Pasar al contenido principal
Minera chilena Escondida rechaza diálogo con sindicato en huelga
Martes, Julio 26, 2011 - 11:19

La minera controlada por BHP Billiton declinó una invitación de la Dirección Regional del Trabajo para reunirse con el sindicato, en medio de una creciente tensión por una advertencia de la firma de adoptar acciones legales.

Antofagasta. Escondida, la mayor mina de cobre del mundo, rechazó este martes dialogar con sus trabajadores mientras mantengan una huelga ilegal de cinco días que ha paralizado la producción del yacimiento chileno.

La minera controlada por BHP Billiton declinó una invitación de la Dirección Regional del Trabajo para reunirse con el sindicato, en medio de una creciente tensión por una advertencia de la firma de adoptar acciones legales.

El jefe de la Dirección Regional del Trabajo de Antofagasta, Marcelo Pizarro, había explicado previamente que el encuentro que fracasó el martes no era obligatorio y sólo buscaba generar un acercamiento.

"Se excusó la compañía, no se presentó" a la reunión para negociar, dijo Roberto Arriagada, director del sindicato.

La minera ha dejado de producir unas 15.000 toneladas, lo que representa cerca de unos US$150 millones, según estimaciones de Reuters, desde que comenzó la huelga en la noche del jueves de la semana pasada.

A la protesta de los operarios de Escondida se sumaron el martes los 9.000 trabajadores tercerizados que apoyan las faenas de las mineras.

Estos operarios ya habían sido retirados de las instalaciones de la mina al iniciar la huelga del personal de planta.

El gobierno chileno y Escondida -que produce más de un millón de toneladas anuales de cobre- han calificado la paralización de ilegal al no ser parte de una proceso de negociación de contrato colectivo.

El gremio de 2.375 afiliados buscaba garantizar en la cita que la empresa no tomara represalias contra los manifestantes, ya que la ley chilena habilita a despedir a un empleado que se ausente por dos días de su puesto.

La Federación Minera -que agrupa a los trabajadores de las mineras privadas- amenazó el fin de semana con que si algún operario del depósito era despedido, se paralizarían el resto de las empresas.

Pero al momento, los líderes gremiales han dicho que sólo están monitoreando la situación.

La huelga busca exigir a la empresa que responda por las rebajas en los beneficios laborales, principalmente en bonificaciones por ganancias extraordinarias de la firma.

Los trabajadores piden un bono de unos US$11.000, mientras que la empresa les ofrece la mitad, según los representantes sindicales.

La protesta en Escondida ocurre en un año convulsionado para la minería en Chile el mayor productor mundial de cobre, que ha tenido que enfrentar huelgas, accidentes y problemas con el clima.

Operaciones en vilo. Escondida ha dicho que está aplicando un plan para asegurar sus operaciones, pero su puerto de exportación estaba sin actividad y los trabajadores aseguran que las operaciones permanecen detenidas.

El paro en Escondida ha despertado temores de una menor oferta en el ajustado mercado internacional, lo que ayudó a elevando el precio del metal este martes a su mayor nivel en una semana.

Escondida ha visto decaer su producción anual desde el máximo de 1,48 millones de toneladas que logró en el 2007 debido a interrupciones, así como una menor ley del mineral.

Autores

Reuters