Lima. China Sci-Tech Holdings podría realizar nuevas adquisiciones mineras en América Latina luego del cierre en mayo de la compra del proyecto de cobre Mina Justa en Perú, para la cual espera recaudar US$800 millones en una colocación de acciones y ponerla en operación.

Sci-Tech, una firma junior con propiedades mineras en Australia, acordó en marzo pagar US$240 millones por la canadiense Chariot Resources, dueña de proyecto de Mina Justa, a 64 centavos por acción.

El presidente ejecutivo de la firma, Damon Barber, dijo a Reuters que las futuras compras podrían concretarse en Perú u otros países de América Latina con yacimientos prometedores.

"Esperamos poder seguir buscando otras inversiones en el Perú y en otros lugares de la región. Si lo hacemos, tenemos la intención de compra y desarrollo de ellos", dijo Barber.

La empresa china realizó su primera incursión en Perú con la adquisición de Chariot, puesto a la venta el año pasado en medio de la crisis internacional que golpeó el precio de los metales.

La firma canadiense no encontró el capital para su proyecto en el sur de Perú, de US$744 millones.

El cierre de esta compra se concretará en mayo, cuando la junta de accionistas de ambas compañías lo aprueben.

"Nuestra intención es operar y producir cobre", dijo Barber. "La compra de este proyecto va de la mano con nuestra estrategia. Es una mina importante lista para ser desarrollada y a un precio atractivo", agregó.

Planes en Perú. Mina Justa, ubicado en la región de Ica, al sur de Lima, tiene reservas estimadas de 163,4 millones de toneladas de cobre con una ley de 0,8% y una vida útil de 12 años, de acuerdo con la firma canadiense.

Se espera que el proyecto Mina Justa produzca aproximadamente 120.000 toneladas de cobre fino al año.

Sci-Tech tiene como objetivo producir en Mina Justa aproximadamente 500.000 toneladas de cobre al año, lo que probablemente requerirá propiedades adicionales, dijo Barber.

El ejecutivo refirió que la empresa optó por Perú porque el país andino es uno de los principales productores mundiales de cobre y está a favor de la inversión extranjera.

"Estamos invirtiendo en el lugar correcto y en el momento adecuado", dijo Barber. "El Perú es rico en recursos naturales, amigable hacia la inversión extranjera y políticamente bajo de riesgo", añadió el ejecutivo.

Los probables candidatos que favorecen el libre mercado están liderando las encuestas de opinión para la elección presidencial de 2011 en Perú, pero las empresas mineras a menudo encuentran resistencia de parte de las comunidades rurales frente a sus proyectos por temor a la contaminación.

La compañía china, cuyas acciones cotizan en Hong Kong, espera cambiar su nombre por CCT Mining cuando se cierre la compra de Chariot, para reflejar un nuevo enfoque de la firma en la exploración de minerales, dijo Barber.

Luego la empresa planea recaudar unos US$800 millones a través de una colocación de acciones adicionales.

Del monto conseguido en esa operación, US$530 millones se destinarían a pagar la financiación a corto plazo y US$250 millones para cubrir los costos de capital. El resto iría a los gastos corporativos.