Santiago. Las operaciones de la minera Collahuasi en Chile continuaban estables este jueves según un plan de contingencia, pese a una huelga de trabajadores sindicalizados que completó dos semanas, dijo la portavoz de la compañía, Bernardita Fernández.

"Las operaciones de concentrado, cátodos y moly (molibdeno) están normales, bajo el Plan de Continuidad Operacional, sin incidentes atribuibles a este plan o a la huelga", dijo la ejecutiva.

El sindicato, por su parte, ha mantenido que la empresa oculta pérdidas y estima una producción cercana a 20% de su capacidad.

El operador de Collahuasi endureció este miércoles su posición al declarar por terminado el esfuerzo para una negociación contractual y presentó una oferta "definitiva" para que sus trabajadores depongan una huelga de casi dos semanas.

La medida busca finalizar la paralización más larga en una mina privada en Chile desde otra de 26 días en Escondida -la mayor mina de cobre del mundo-, que catapultó los precios del metal en 2006.

"La mesa de negociación está suspendida (...) Esperamos que los trabajadores en huelga entiendan que ésta es una muy buena oferta", dijo Fernández.

En el sindicato no había un representante inmediatamente disponible para referirse a las últimas medidas adoptadas por la compañía.

La minera explicó que la nueva posición de la administración se tomó debido "a la inusual e inexplicable intransigencia de la comisión negociadora del Sindicato".

La minera y los trabajadores no han tenido contacto desde que las conversaciones salariales fracasaron el 4 de noviembre, en medio de acusaciones cruzadas sobre falta de interés para negociar.

La compañía explicó que fijó un nuevo ofrecimiento con beneficios líquidos por el equivalente a unos US$29.000 para los trabajadores que abandonen la huelga desde este viernes, cuando los operarios quedan habilitados legalmente para dejar la protesta.

La oferta tendría vigencia hasta el próximo martes.

Collahuasi, controlada por Xstrata y Anglo American, dijo que el fin de los esfuerzos servirá para reforzar el plan de contingencia que lleva la firma con trabajadores de reemplazo.