Londres. Condor Resources, la empresa minera que cotiza en Londres con mejor desempeño el 2010, dijo que podría vender sus concesiones Poterillos y Estrella en Nicaragua, a fin de centrarse en el desarrollo de otros proyectos del país.

"Probablemente vamos a tener que dejar o vender una o dos de esas concesiones (...) estamos abiertos a sugerencias", dijo el presidente Mark Child en una entrevista con Reuters, agregando que idealmente le gustaría llevar a cabo primero la perforación de las dos concesiones.

Las acciones de Condor alcanzaron un máximo de 11,5 peniques el 2010, pero todavía están por debajo de un récord de 14 peniques registrado en 2006, ya que cuatro licencias de la compañía en El Salvador se han visto afectadas por una moratoria de casi cuatro años.

Las acciones del explorador de oro y plata que cotiza en el mercado AIM de Londres aumentaron en casi 2.500% en 2010. Desde entonces han bajado a niveles de mitad de diciembre y este martes estaban a 7,25 peniques, valorando la compañía en 36 millones de libras esterlinas (US$56 millones).

El 4 de enero, dijo que su principal proyecto La India posee un estimado de 868.000 onzas de oro sobre una base deducida.

La cifra se basa en los trabajos de exploración histórica llevados a cabo antes de que Condor adquiriera el 80% en septiembre de 2010 a través de un intercambio de concesión con B2Gold Corp de Canadá, que conserva el 20%.

Declinación de acciones. Las acciones de Condor declinaron después de que un director no ejecutivo vendiera 10,2 millones de las acciones en la compañía, con algunos inversores decidiendo tomar ganancias.

El grupo espera iniciar su propia campaña de perforación de 5.000 metros en La India en el primer trimestre - que está en conversaciones para lograr una plataforma de perforación - y espera que cubra el costo estimado en 500.000 libras a través de sus recursos existentes, dijo Child.

Las acciones de Condor alcanzaron un máximo de 11,5 peniques el 2010, pero todavía están por debajo de un récord de 14 peniques registrado en 2006, ya que cuatro licencias de la compañía en El Salvador se han visto afectadas por una moratoria de casi cuatro años por la tramitación de los permisos de exploración o de minería en el país.