Melbourne. La minera mundial Rio Tinto reportó este jueves una caída de 6% en sus ganancias del segundo semestre y asumió pérdidas por US$9.300 millones principalmente en sus negocios de aluminio, pero tranquilizó a los inversores con un enorme aumento de sus dividendos.

Como su rival BHP Billiton, la segunda mayor productora mundial de mineral de hierro, se mostró cautelosamente optimista de que una suave desaceleración en China aún generaría crecimiento este año y dijo que espera que los precios de las materias primas sigan volátiles.

"Si bien nuestro programa de crecimiento apunta al medio y largo plazo, estamos conscientes de las incertidumbres en el corto plazo", declaró el presidente ejecutivo, Tom Albanese, en un comunicado.

Los ingresos subyacentes antes de ítemes extraordinarios cayeron a US$7.770 millones entre julio y diciembre desde US$8.220 millones el año previo, impulsados principalmente por las crecientes ventas de mineral de hierro del grupo.

Analistas en promedio esperaban ventas en el segundo semestre por US$7.500 millones antes de ítemes extraordinarios.

Incluidas las amortizaciones por US$9.300 millones en su negocios de aluminio y diamantes, la compañía quedó en número rojos en el segundo semestre, lo que llevó a Albanese y al presidente del directorio de Rio, Jan du Plessis, a renunciar a sus bonos.

Rio compró a la firma de aluminio Alcan por US$38.000 millones durante el crecimiento explosivo del 2007.

"Como la compra de Alcan ocurrió bajo mi mando, siendo que sólo es correcto el no ser considerado para un bono anual este año", dijo Albanese.

Las ganancias del segundo semestre por mineral de hierro, las que le reportan mayores ventas, subieron un 14% a US$6.900 millones.

La división de aluminio, que la compañía planea reducir mediante la venta de la mayoría de sus activos en Australia y Nueva Zelanda, sólo cubrió sus gastos con ganancias de US$63 millones en la segunda mitad del año.

Río, con efectivo por sus enormes ventas de mineral de hierro y con poca deuda, había sido considerada como la minera que con mayores probabilidades recompensaría a sus inversores con una recompra de acciones o un sustancial aumento del dividendo.

La compañía cumplió este jueves, elevando su dividendo para todo el año en un 34% a 145 centavos, sin embargo, no amplió su compra de acciones por US$7.000 millones que debe completar este trimestre.

Las acciones de Rio, que han subido un 20% en lo que va del año, cayeron un 0,2% antes del anuncio de los resultados.

Analistas dijeron que el dividendo de 145 centavos demostraba que Rio continuaba animada frente a la volatilidad en los precios de las materias primas.

"El dividendo ha sorprendido positivamente", detalló el analista senior en Morningstar, Mark Taylor, agregando que "esa es información respecto a la confianza respecto a su panorama".

La minera destacó un incremento en la inversión y dijo que se encontraba en una posición más fuerte que la de la mayoría en la industria para impulsar un crecimiento, otra señal de advertencia a la propuesta fusión de US$90.000 millones de Glencore y Xstrata.

"Considero que tenemos el programa de crecimiento del más alto valor en la industria y las expansiones de mineral de hierro en Pilabara son insuperables", manifestó el presidente ejecutivo, Tom Albanese, en un comunicado.

Las acciones de Rio que cotizan en Londres caían un 0,22% a las 11:12 GMT.