La minera South32 se ha hecho con una participación del 45% en el proyecto de cobre Sierra Gorda en Chile por un total de US$ 1.550 millones, con el objetivo de aumentar su exposición a este metal clave en la transición energética.

"Estamos remodelando activamente nuestra cartera para un mundo con bajas emisiones de carbono y la adquisición de una participación en Sierra Gorda aumentará nuestra exposición a los productos básicos importantes para esa transición", ha destacado el director ejecutivo de la minera, Graham Kerr.

Además, la transacción permitirá a la empresa expandir sus operaciones de desarrollo en América y le brindará exposición "a un activo de larga duración con una gran base de recursos".

South32 ha comprado el 45% del proyecto al grupo Sumitomo, que ya anunció a principios de mes su intención de vender dicha participación. El pago de los US$ 1.500 millones se efectuará mediante una combinación de efectivo y una línea de crédito de US$ 1.000 millones.

La empresa también ha acordado realizar pagos adicionales de hasta US$ 500 millones, una vez que se alcancen determinadas tasas de producción y precios entre 2022 y 2025.

Actualmente, el cobre es una materia prima apreciada por las compañías mineras por su aplicación en vehículos eléctricos o sostenibilidad en ciudades, lo que previsiblemente aumentará su demanda en el futuro.