Río de Janeiro. La minera brasileña Vale informó este jueves que su refinería de níquel, localizada en la ciudad de Matsuzaka, a 300 kilómetros de la capital de Japón, funciona normal, mientras que las oficinas localizadas en Tokio fueron cerradas y los funcionarios están trabajando desde su casa.

Según consignó Exame, la empresa no comentó sobre sus exportaciones de hierro a Japón.
Petrobras, la petrolera estatal brasileña también cerró sus oficinas y los funcionarios fueron trasferidos para una refinería ubicada a 1,5 mil kilómetros de Tokio.