Lima, Andina. El presidente de la 30° Convención Minera Perumin, Oscar González Rocha, planteó iniciar un proceso de reconciliación y diálogo entre las empresas y comunidades, para sacar adelante los grandes proyectos mineros, en beneficio de los más pobres.

González Rocha indicó que el gobierno, las empresas mineras y las comunidades deben unirse para impulsar el desarrollo y evitar los diversos conflictos sociales en el país.

“Debemos tener una reconciliación que nos permita un nuevo diálogo minero, lo cual signifique concretar el desarrollo de grandes proyectos mineros como Tía María y otros, que en valor representan US$42.000 millones”, afirmó.

Agregó que no sólo se logrará una mayor recaudación por el nuevo gravamen a la minería, sino que se sumarán mayores montos generados por un incremento en la producción minera del país y de la venta de estos minerales.

“Así habrá más canon minero y más regalías, que si son aplicados adecuadamente por las autoridades locales puede ser beneficioso para las personas que están en pobreza o pobreza extrema, y que son las que principalmente requieren de esas inversiones”, expresó.

Luego de la inauguración de la Feria Extemin, que se desarrolla en el marco de Perumin 30° Convención Minera, señaló que las empresas mineras no están en desacuerdo con el aporte voluntario o con el impuesto extraordinario.

No obstante, se debe considerar que las utilidades de las empresas son para reinversión en nuevos proyectos o para poder resarcir a los accionistas por una inversión en el país.

Últimos ajustes de gravamen minero. Manifestó que el nuevo gravamen minero se encuentra en los últimos ajustes, considerando que será un impuesto para el caso de las empresas sin estabilidad tributaria como Southern Copper Corporation y la Compañía de Minas Buenaventura, entre otras, y tendrá que ser un aporte o donación para las empresas con estabilidad tributaria.

También indicó que las empresas mineras, petroleras o cualquier otra tendrán que respetar la Ley de Consulta Previa y tender un diálogo necesario para lograr acuerdos con respeto a la propiedad de la tierra.

“No sabemos si el reglamento abarcará todas las zonas donde haya proyectos o solo donde haya pueblos originarios o indígenas, eso es lo que falta definir. Si las empresas mineras son invitadas participaremos a través de nuestro gremio”, dijo.

El también presidente de Southern Copper Corporation sostuvo que esperan reiniciar las conversaciones con el gobierno para concretar el proyecto Tía María, ubicado en Arequipa, pues beneficiará a toda la comunidad y a su región.

“Esperamos que las autoridades regionales puedan apoyar a la minería, como en el caso de la Sociedad Minera Cerro Verde. Esperamos que eso suceda con otros proyectos, en el caso de Tía María tomaremos agua de mar para no tomar agua de los agricultores”, subrayó.

Finalmente, refirió que Southern no tiene contratos de estabilidad pero si pone en marcha el proyecto Tía María podría solicitarlo y sería decisión del gobierno aprobarlo.