Lima. Mineras y energéticas en el Perú, un exportador de metales y de gas natural licuado, operaban normal tras un sismo de magnitud 7,0 que sacudió este miércoles una remota zona en la selva del país.

El epicentro del temblor se ubicó cerca de la ciudad de Pucallpa, fronteriza con Brasil y localizada unos 600 kilómetros al centro-este de la capital Lima, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

"Se sintió fuerte (el sismo), pero las operaciones están normales", dijo a Reuters desde Pucallpa una fuente de la energética Maple Gas, que opera una refinería petrolera en la selva del país.

Otras empresas de energía y minería ofrecieron reportes similares.

Perú, un país propenso a sufrir terremotos por ser parte del conocido "cinturón de fuego del Pacífico", es un importante proveedor mundial de metales, pero en la zona del epicentro no operan empresas mineras.

Por otro lado, el principal oleoducto de Pucallpa transportaba combustibles en forma habitual tras el sismo. El jefe del Instituto Geofísico de Perú, Hernando Tavera, dijo a Reuters que dada la profundidad del temblor -149 kilómetros- era poco probable que se hubiesen generado daños.

Southern Copper, una de las mayores cupríferas del mundo controlada por Grupo México, dijo que sus operaciones en Perú continuaban con normalidad.

"No tenemos ningún problema en las operaciones, nosotros estamos operando normalmente", dijo a Reuters Oscar González, presidente ejecutivo de la empresa.

Southern Copper opera en el sur de Perú las minas de Toquepala y Cuajone y la refinería de Ilo, región lejana al epicentro del temblor.

Medios locales informaron que hasta el momento no había reportes de daños en esa zona, salvo la interrupción temporal de las comunicaciones.

Perú es el segundo productor mundial de cobre y plata y el sexto de oro.

Asimismo, la nación sudamericana alberga vastas reservas de gas y comenzó a exportar el año pasado gas natural licuado.