El deseo de sacar provecho de los minerales que esconde el suelo colombiano y la preocupación por la pérdida de un tesoro ecológico vuelven a chocar. Esta vez el escenario es el río Tajuato en el Chocó. La Fundación Amigos del Chocó denunció que al menos diez entables mineros amenazan a uno de los afluentes más puros que existen en este departamento.

“Hay evidencia de que por el río han subido dotación para montar los campamentos de los entables mineros que ya están explotando el oro y el platino de las entrañas de la selva. Dichos entables están ubicados entre la boca del río y Soledad de Tajuato, entre Tegaisa y La Planta, y entre Soledad de Tajuato y Consuelo de Andrápeda”, apuntaron en un comunicado los representantes de la fundación.

Hasta el momento ya se habrían establecido diez entables mineros pero se cree que en los próximos meses se asentarían otros diez en la zona. Se trata de mineros ilegales que operan retroexcavadoras en terrenos donde previamente han hecho algún acuerdo con los dueños de la tierra. En estos acuerdos informales, el dueño del predio recibe por concepto de alquiler del lugar entre el 12 y el 20% sobre la producción.

“El río ya muestra altos niveles de sedimentación y cientos de hectáreas han sido devastadas. Esta zona, está catalogada como zona de reserva por la corporación ambiental (CodeChocó), pero la corporación no aparece por ningún lado”, denunciaron los representantes de la Fundación.

La minería ilegal en la ribera del río Tajuato estaría poniendo en riesgo a más de 300 familias de comunidades negras, así como al bosque denso que lo rodeo y es garantía de oxígeno y fuente de biodiversidad. Pero según la Fundación, “también están en riesgo los mineros artesanales certificados del Programa Oro Verde que temen que se suspenda el programa por la presencia de maquinaria pesada en el lugar que alojaba los últimos rastros de minería artesanal”.

En la denuncia presentada este viernes, los miembros de la Fundación cuestionaron el papel que ha desempeñado la alcaldía de Condoto pues a pesar de estar al tanto de la situación “poco ha hecho para darle solución al problema”.