La producción minera en Bolivia registró un crecimiento mínimo de 07,2% en el primer semestre de este año. Cooperativistas y analistas coinciden en que la ausencia de inversiones en prospección frena el crecimiento del sector.

Según información del Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía creció 3,64% gracias al impulso de la construcción, transporte, electricidad, gas y agua, manufactura y servicios; sin embargo, la minería no registró ni el 1% de expansión.

El ejecutivo de la Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin), Andrés Villca, explicó que el bajo crecimiento del sector se debe a la ausencia de nuevos yacimientos mineros. “El 90% de los cooperativistas trabaja en yacimientos que ha dejado la Comibol hace muchos años. Entonces, necesitamos hacer mayor inversión en prospección para tener mayor producción (...), lo cual, lamentablemente, no ha sucedido en los últimos años”, dijo.

Según datos del ministerio de Minería, el valor de las exportaciones en el primer semestre de este año se incrementó en 53% con relación a similar período de la gestión 2009; entretanto, los volúmenes casi no subieron.
En el primer semestre, se vendieron 204.264 toneladas (t) de zinc, apenas 0,7% más que las ventas del mismo mineral el 2009 (202.926 t).

La plata creció 2,7% y el estaño, 12,6%, pero minerales como el oro decrecieron en -16,1% y el plomo en -15,2%.

El analista en temas mineros Ramiro Paredes coincidió con Villca en que la explotación que se viene haciendo actualmente está sustentada sobre operaciones en minas que ya fueron explotadas. “Para que una actividad económica extractiva tenga futuro, necesariamente se deben hacer inversiones en exploración”, manifestó.

El 22 de septiembre, el ministro de Minería, José Pimentel, admitió que los volúmenes de producción minera alcanzaron su “máximo nivel” y no podrán incrementarse en, al menos, los siguientes dos años.

Récord de ventas. Las ventas de minerales al primer semestre ascendieron a US$923 millones, monto superior a los 653,1 millones registrados el 2009 o a los 744 millones anotados el 2008. Las ventas de zinc alcanzaron US$452,63 millones; las de plata llegaron a US$343,65 millones, según datos del INE.