La Paz. El valor de la producción minera se incrementó en casi 56% en nueve meses y superó en 19,7% el valor del total exportado en 2010.

Sin embargo, el volumen permanece estancado o cayó, como en el caso de la plata, el estaño, el antimonio y el bismuto.

Según datos del Boletín Estadístico Minero Metalúrgico, de enero-septiembre de este año, el valor de la producción de minerales concentrados alcanzó los US$2.880,14 millones, cifra que presenta un incremento del 55,6% con relación a similar período de 2010 (US$1.851,13 millones) y que supera el total exportado de ese año (US$2.406 millones).

“La economía boliviana se ha beneficiado en los últimos años de un incremento sin precedentes en los precios de las materias primas que exporta (...). No obstante, esta bonanza de precios no se ha traducido en mayores inversiones que hubieran incrementado la capacidad productiva de la economía, la que ha permanecido prácticamente estancada”, cita un informe de la Fundación Milenio.

En este contexto favorable, los ingresos que recibirán las regiones por regalías mineras ascendieron también a US$131,89 millones, superando en 9,26% los recursos que recibieron los departamentos productores en toda la gestión 2010 (US$120,71 millones).

Potosí se mantiene como el departamento que más recursos recibirá por regalías (78,33%), le siguen Oruro (14,78%), La Paz (5,27%) y Cochabamba (0,7%). Las proyecciones oficiales señalan que este año las regalías mineras llegarán a US$150 millones.

A decir de Milenio, “luego de la importante expansión de la producción minera por el inicio de las operaciones de San Cristóbal (concentrados de plomo-plata y zinc-plata) y San Bartolomé (plata metálica), ésta ha tendido a caer en los últimos años”.

Minerales. Los datos del Boletín Estadístico del Ministerio de Minería y Metalurgia (MMM) señalan que de los diez principales minerales que produce el país, cinco redujeron sus niveles de producción en distintos porcentajes, dos se mantienen estancados y sólo tres registraron un importante incremento en sus volúmenes.

El estaño redujo su producción en 1,2%, la plata en 2,4%, el antimonio en 20,4%, el wolfram en 13,8% y el bismuto en 57,3%. El oro registró un incremento mínimo del 0,3% y el zinc del 4,9%. Los minerales que registraron un crecimiento positivo son el plomo (38,9%), el cobre (27,9%) y la ulexita (55,3%).

A decir de Milenio, “la tendencia a la baja continúa (...) como consecuencia de una reducción importante en (los volúmenes de producción de) la minería grande, que no pudo ser compensada por el crecimiento de la minería mediana, la chica y las cooperativas”.

Dada la alta volatilidad de los precios de los minerales en el mercado internacional y la crisis financiera que amenaza aún sobre la economía mundial, el gobierno confía en que los altos precios que registraron estas materias primas hasta agosto eviten este año una crisis en el sector.

“Al menos en los próximos meses no habrá crisis en el sector minero del país (...). Es imposible que alguna empresa pudiera querer hoy cerrar operaciones cuando los promedios anuales (hasta agosto) en los precios de los minerales han sido bastante altos”, explicó el 19 de septiembre el viceministro de Desarrollo Productivo Minero Metalúrgico, Freddy Beltrán.

Según Milenio, el futuro de la minería “es incierto, pues no existen proyectos de inversión importantes que permitan anticipar un crecimiento de la producción. La minería cooperativista, que se ha expandido fuertemente en respuesta al nivel de precios, carece de inversión y es muy dependiente de las cotizaciones vigentes.

Una corrección en los precios tendría efectos devastadores sobre la producción y el empleo del sector”.