Lima. El acuerdo al que han llegado el gobierno y la minera Yanacocha marca “la nueva perspectiva que tendrá la minería en general en el Perú”, respecto a las comunidades que podrían ser afectadas por sus operaciones, indicó la vocera de la bancada de Alianza Parlamentaria, Carmen Omonte.

“Se está demostrando finalmente que con buen ánimo y buena disposición, y sin llegar a ningún violentismo, se pueden encontrar soluciones y alternativas”, manifestó, en declaraciones a la agencia Andina.

Resaltó que gracias a la intervención del Poder Ejecutivo se halla logrado que una empresa como Yanacocha “acoja aquellas demandas que vienen de parte de la población”.

Entidades dedicadas al rubro de la minería tendrían a partir de ahora que colaborar en la búsqueda de salidas para que tanto la minería como la actividad agrícola y otras que dependen del cuidado del medio ambiente “puedan convivir y crecer”.

“Tenemos ejemplos de países que trabajan con una minería responsable. Podemos copar esas experiencias y lograr que todos los recursos sean explotados en beneficio del país, y que todos se sientan parte de este beneficio.”

Esta noche, Yanacocha anunció la suspensión del proyecto Conga. Luego, su principal representante se reunió con miembros del Poder Ejecutivo para anunciar, al termino de la cita, el inicio de una nueva relación entre la minera y las comunidades.

Frente a esta nueva situación, la población y las autoridades cajamarquinas también tienen que variar sus posiciones, dijo Omonte.

“Así como una de las partes lo está haciendo, la población, con sus representantes y autoridades regionales, tienen que sentarse en la mesa y encontrar una salida equilibrada en la que todos salgamos ganando”, puntualizó.