La Paz. Los cooperativistas mineros suspendieron hoy los bloqueos carreteros que realizaban en seis de los nueve departamentos del país, con el fin de instalar una mesa de diálogo a la espera de la participación de funcionarios del gobierno.

"Cuarto intermedio (una pausa) estamos dando a petición de los transportistas, de las personas que están paradas en los puntos de bloqueos", dijo en conferencia de prensa el presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin), Carlos Mamani, tras el ampliado que se desarrolló en La Paz.

Fencomin pide al gobierno tratar su pliego petitorio de 10 puntos, entre los cuales destaca frenar la modificación a la Ley de Minería que da paso a la sindicalización.

Los mineros empezaron con bloqueos el miércoles y desde el jueves se registraron duros enfrentamientos, los cuales dejaron más de 100 heridos entre policías y mineros.

En su ampliado los dirigentes consideraron "contundente" el bloqueo de carreteras.

Los cooperativistas bloquean la conexión caminera de seis de los nueve departamentos de Bolivia.

"Estamos enviando la carta correspondiente al presidente (de Bolivia) Evo Morales, de que vamos a entrar en un cuarto intermedio para instalar la mesa de diálogo a partir de este momento", reiteró Mamani.

La carta enviada al presidente Evo Morales está firmada por los principales dirigentes de la Fencomin, en la cual se asegura que los cooperativistas están dispuestos a asistir al diálogo para atender "el clamor popular".

Luego de que la Fencomin levantó bloqueos en las vías carreteras para posibilitar el diálogo, el gobierno respondió que primero verificará si ya no se realizan medidas de presión en las carreteras.

"Una vez verificada la suspensión de todos los bloqueos inmediatamente se iniciará el diálogo en instalaciones de la Vicepresidencia con un número no mayor a 10 personas en representación del sector cooperativista", anunció el ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana.

Por su parte el ministro de Gobierno, Carlos Romero, reiteró la disposición del Ejecutivo a negociar sin medidas de presión de por medio.

"El gobierno nunca ha cancelado o cerrado la posibilidad del diálogo", no obstante condicionó la instalación de las negociaciones a la interrupción de los bloqueos en las rutas interdepartamentales, aclaró Romero.