Yakarta. Los trabajadores sindicalizados de la mina de cobre Grasberg, operada por Freeport en Indonesia, decidieron este martes extender su huelga en demanda de mejoras salariales, manteniendo interrumpidas la producción y las exportaciones de la segunda mina de cobre del mundo.

La huelga en la mina Grasberg de Freeport McMoRan Copper & Gold Inc, que se ha convertido en la más extensa en la historia minera de Indonesia, llevó a la firma a declarar fuerza mayor sobre las exportaciones el mes pasado y ayudó a apuntalar los precios globales del cobre.

La huelga comenzó el 15 de septiembre y el sindicato anunció este martes que la extenderá hasta mediados de diciembre por una falta de acuerdo con la firma sobre las remuneraciones.

"Mañana seguimos en huelga, aún no hay resolución", dijo el sindicalista Virgo Solossa.

Un portavoz sindical dijo este lunes que el sindicato se atenía a un reclamo salarial por un aumento a US$7,50 la hora, un aparente endurecimiento de su postura debido a que el sindicato dijo la semana pasada que podría recortar su reclamo salarial a US$4 la hora.

"La gerencia espera que el diálogo pueda continuar efectuándose para facilitar un acuerdo justo y razonable", dijo Ramdani Sirait, portavoz de Freeport Indonesia.

Los precios del cobre caían este martes. Los futuros a tres meses en Londres bajaban un 1,19% a US$7.665 la tonelada, aunque analistas dijeron que la huelga en Indonesia había reducido el mercado y estaba demorando diálogos en la industria sobre contratos anuales.

Un operador japonés dijo que los diálogos sobre comisiones de tratamiento y refinación (CT/CR) entre productores y fundiciones estaban siendo demorados por la incertidumbre sobre cuánto tardaría la fuerza mayor de Freeport.

"No es el momento apropiado para modificar la cifra. Es mejor esperar", dijo el operador. "El mercado está estrecho. Operadores buscan cubrir posiciones cortas", agregó.

Según el operador, la mayor parte de la gente ha podido lograr coberturas por envíos perdidos desde la fuerza mayor, pero si la huelga continúa por otros dos o tres meses los protagonistas del mercado tendrían un problema.

"Las fundiciones podrían reducir su producción", dijo.