Bogotá. El Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, Juan Camilo Restrepo descartó el riesgo de un eventual desabastecimiento de alimentos o alza en los precios de los bienes básicos de la canasta familiar como consecuencia de la ola invernal y del Fenómeno de la Niña.

La autoridad aseguró que pese a los graves problemas reportados en algunas regiones del país que dan cuenta de 80.000 hectáreas de cultivos afectadas por las lluvias y las inundaciones, el gobierno no cree que se presenten alteraciones en la normal oferta de alimentos para lo que resta del año, consignó la cartera en un comunicado.

“La información que se tiene es que está normal. Algunas cosechas se pueden ver afectadas pero no hasta el punto de que vaya a haber algún desabastecimiento por el invierno y esperamos que la inflación siga moderada como afortunadamente lo ha venido estando”, indicó el ministro.

El funcionario anunció además medidas de apoyo a la renovación de cafetales y alivios de carácter financiero a los agricultores damnificados y con obligaciones crediticias con el Banco Agrario.

El ministro dijo que el gobierno está trabajando en varios frentes tanto a nivel de la Oficina de Prevención y Atención de Emergencias con auxilios humanitarios a las comunidades afectadas, como a través del propio Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

En particular, explicó, se apoyará a los clientes del Banco Agrario. Para el efecto se ordenó un censo para determinar la clase de ayudas, alivios o reestructuraciones que se pueden dar a las obligaciones bancarias con la mencionada institución.

Reveló que para el año entrante se tienen previstos 40.000 millones de pesos para la constitución de un Fondo de Solidaridad para Agricultores.

Sobre el tema del café manifestó su preocupación por el rebrote de la roya como consecuencia del invierno y la humedad que produce.

Señaló que la semana entrante, a través de Finagro y la Federación Nacional de Cafeteros, se estudiará un programa de renovación de cultivos, con subsidios del ICR (Incentivo a la Capitalización Rural) hasta del 40% para hasta cinco hectáreas de cafetales. Actualmente el incentivo se otorga a renovaciones hasta de 1,5 hectáreas.

A pesar de los problemas del clima, el ministro confió en que la producción cafetera del país cerrará el año por encima o cercana de los diez millones de sacos.