Lima. El Gas Licuado de Petróleo (GLP) debería de bajar de precio dado a que Pluspetrol redujo su costo en la plata de Pisco en 20 por ciento, dijo hoy el viceministro de Energía, Raúl Pérez-Reyes, quien señaló que esa medida debería reflejarse también en el precio de venta de las plantas mayoristas y en los establecimientos de Lima que distribuyen gas doméstico.

El Gas Licuado de Petróleo (GLP) debería de bajar de precio por cuanto Pluspetrol ha reducido en 20% su costo en la plata Pisco, medida que debería reflejarse en los precios de venta de las plantas mayoristas y en los establecimientos de Lima que distribuyen gas doméstico a las amas de casa, señaló hoy el viceministro de Energía, Raúl Pérez-Reyes.

Reiteró que al mercado interno debería trasladarse una reducción de alrededor de 2.4 soles por balón de 10 kilos de GLP.

"El aumento de cuatro soles que algunos sectores mencionan se daría si todo el GLP que se consumiera en el Perú sería importado, pero este no es el caso, es solo aproximadamente el 15% del mercado”, precisó.

En la víspera, la ministra de Energía y Minas, Rosa María Ortiz, sostuvo que no existe ninguna  razón para que el balón de GLP de 10 kilos suba por encima de los 0.60 céntimos o como máximo  un sol, debido a la importación de combustible para complementar el mercado interno.

“Pluspetrol ha vuelto a restablecer el bombeo de combustible hacia Lima desde Pisco”, como consecuencia el abastecimiento de GLP al suministro local y nacional sigue siendo el mismo, indicó.

En ese sentido, la ministra Ortiz dijo que si bien en el Perú hay una política de mercado, donde los precios se regulan por la oferta y la demanda, son los consumidores quienes deben darle su preferencia a quien ofrezca los mejores precios.

“Invocamos a los consumidores, en este caso, a las amas de casa a cambiar de proveedor del gas doméstico si es que su habitual  lugar pretende venderle a un mayor precio el GLP”, refirió Ortiz.

En esa línea, el viceministro Pérez-Reyes reiteró que el volumen de importación de GLP para cubrir la demanda nacional (15 por ciento) debe motivar más bien una disminución en el precio de este combustible.

 “Los precios, en vez de subir, deberían bajar, un aumento en el precio del GLP ahora no es explicado por un problema de desabastecimiento o importación”, puntualizó.

Indicó que probablemente alguna parte la cadena de distribución se está aprovechando del tema, mediante un margen de ganancia mayor, en perjuicio de las amas de casa y de la población en general.