Montevideo. Las pérdidas que registró ANCAP en su balance 2014 por US$ 323 millones escaparon a todos los pronósticos previos que barajaban una cifra algo superior el récord anterior de US$ 169 millones del ejercicio 2013. Los trabajadores manifestaron que están "sorprendidos y preocupados" por el déficit y piden reuniones con las autoridades del Ministerio de Economía (MEF), Oficina de Planeamiento y Presupuesto y secretaría de Presidencia de la República.

El secretario de FANCAP, Edwin Villero, dijo a radio Monte Carlo que la empresa les había comunicado que las pérdidas serían similares a las del balance de 2013.

El tema será analizado por una asamblea de delegados el próximo martes. "Nos sabemos cómo nos puede afectar", remarcó.

El Directorio del ente petrolero accedió a una presentación power point de los resultados del balance 2014 ya auditados por una consultora externa, que no realizó ninguna observación formal. Más allá del aumento de las pérdidas, el director nacionalista Diego Labat se mostró preocupado por el patrimonio de la empresa que cerró el 2014 en US$ 441 millones, una caída significativa respecto a los US$ 1.100 millones del balance de 2012. Así, el endeudamiento del ente que ronda los US$ 2.000 millones, es casi cuatro veces mayor a su patrimonio actual. "Esto es realmente preocupante", apuntó.

El ministro de Economía, Danilo Astori dijo al diario El País que la Unidad de Gestión de Deuda del MEF trabaja en conjunto con ANCAP para buscar soluciones que ayuden a mejorar la situación del endeudamiento; por ejemplo, la desdolarización de la deuda y cambiar deuda de tasa variable a tasa fija y de corto plazo por más largo plazo.

"Estamos preocupados (por los resultados) y ocupados (en resolver ese problema). Estos resultados tienen que ver con inversiones que tienen que ser mejor coordinadas, esto vale también para todas las empresas públicas. Y también con mayor cuidado en los gastos operativos", afirmó Astori.

El presidente de ANCAP, José Coya, anunció hace algunas semanas que se trabaja en una serie de medidas operativas con el propósito de recomponer los números de la empresa.