Santiago de Chile. La ministra chilena de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, advirtió este miércoles que la minera canadiense Barrick Gold deberá suspender su proyecto aurífero Pascua Lama si no es capaz de cumplir los requerimientos medioambientales del país.

La compañía "tendrá que tomar todas las medidas que sean necesarias para dar total cumplimiento a las condiciones que se establecieron en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) y si no puede operar, si esas condiciones no están cumplidas y necesitan suspender me parece que tienen que suspender", dijo Benítez.

Las afirmaciones las hizo tras ser preguntada por periodistas por las declaraciones del presidente y consejero delegado de Barrick Gold, Jamie Sokalsky, respecto de que "la compañía continuará evaluando todas las alternativas" relacionadas con Pascua Lama.

Ello, tras la paralización de las obras de la mina, situada en la frontera entre Argentina y Chile, en la Cordillera de Los Andes, decretada el pasado 9 de abril por la Corte de Apelaciones de la ciudad chilena de Copiapó, tribunal que el día 20 rechazó un recurso de la minera por no aportar nada nuevo.

La evaluación, según Sokalsky, se enmarca "en las incertidumbres asociadas con las acciones regulatorias y legales, así como con el actual ambiente en materia de precios de las materias primas, lo que incluye la posibilidad de suspender el proyecto", en declaraciones hechas en Toronto, donde Barrick dio a conocer este miércoles sus resultados del primer trimestre.

En el período, la canadiense ganó US$847 millones, 18,5% menos que en el mismo periodo de 2012.

La paralización del proyecto la determinó la Corte de Copiapó tras acoger una presentación de comunidades indígenas diaguitas del valle del Huasco, fundamentada en presuntas infracciones cometidas por Barrick en materia ambiental.

Según las comunidades, la firma está afectando su derecho a la vida, al haber dañado gravemente tres glaciares y contaminado los recursos hídricos de la zona.

Barrick ha invertido hasta el momento unos US$4.250 millones, la mitad del presupuesto para construir la mina, que es una de las mayores de oro y plata del mundo con reservas probadas y probables de 18 millones de onzas de oro y 676 millones de onzas de plata.

La empresa presentó además un recurso contra la Superintendencia del Medio Ambiente ante el II Tribunal Ambiental de Santiago, que será el primer caso en ser visto por dicha instancia, de reciente creación.

Al respecto, María Ignacia Benítez afirmó que el tribunal resolverá el recurso "con absoluta independencia" porque es autónomo respecto del poder Ejecutivo.