Buenos Aires. El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou, defendió este martes los planes para limitar algunas importaciones de alimentos y bebidas, con el argumento de que el Gobierno debe proteger a los productores argentinos.

"Tenemos que cuidar nuestra economía, nuestros puestos de trabajo y a los empresarios que han invertido en la Argentina", dijo Boudou en declaraciones a una estación local de radio.

La semana pasada, importadores y grandes minoristas señalaron que el secretario de Comercio Interior argentino, Guillermo Moreno, les había dicho que se prepararan para paralizar las importaciones de algunos alimentos y bebidas a partir del 1 de junio.

De implementarse, el plan prohibiría las importaciones, por ejemplo, de whisky escocés y queso francés, ya que estos artículos tienen un equivalente producido en Argentina.

Analistas advirtieron que, de confirmarse, una medida de este tipo podría exacerbar las presiones inflacionarias en Argentina.