Guayaquil. El sector hidroeléctrico atraviesa el mejor momento en su historia. Ecuador será una potencia en tema de electricidad y al momento no existen problemas de abastecimiento de energía eléctrica, sostuvo el ministro de Electricidad y Energía Renovable, Esteban Albornoz Vintimilla, durante su intervención en el seminario internacional Experiencias en construcción de proyectos hidroeléctricos, que se desarrolla en Cuenca.

El abastecimiento energético está asegurado hasta el 2021, dijo Albornoz, quien consideró que con el proyecto Paute Mazar se cambió la forma de construir proyectos debido a la inclusión de las comunidades y desarrollo territorial.

“La construcción de proyectos hidroeléctricos genera de 8.000 a 9.000 empleos en la actualidad; y beneficia a cerca de 30.000 personas indirectamente. El 80% de La mano de obra en proyectos hidroeléctricos es nacional”, indicó.

Albornoz destacó los beneficios del proyecto Mazar, como su aporte al sistema nacional interconectado de 800 Gwh; retiene los sedimentos del río Paute, alargando la vida útil de los proyectos en cascada; e, incrementa la energía firme de la Central molino con 700 Gwh por año, para una mayor producción de energía con la misma potencia instalada.

En el seminario hidroeléctrico, el ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, Jorge Glas Espinel, destacó la iniciativa de organizar esta actividad y felicitó a la Corporación Eléctrica del Ecuador CELEC EP y su Unidad de Negocio Hidropaute, así como a los 700 asistentes.

Ocho proyectos hidroeléctrico se construyen en el país: Coca Codo Sinclair, Sopladora, Toachi Pilatón, Minas San Francisco, Delsitanisagua, Mazar Dudas, Manduriacu y Quijos, que tienen una potencia instalada de 2.772,5 mw. La inversión asciende a US$4.574,64 millones.

En cuatro años, el 93% de la energía suministrada será de origen hidroeléctrico, dijo el ministro Albornoz.

“Ecuador se convertirá en el país con probablemente, la matriz energética más limpia del planeta”, destacó.