La Paz. A pesar de tener las condiciones para desarrollar la industria siderúrgica en el país, Jindal Steel Bolivia (JSB) “engaña” al Estado boliviano al no efectuar las inversiones comprometidas para el aprovisionamiento de gas y energía del proyecto de explotación de hierro del Mutún.

Así lo expresó el ministro de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez, durante la petición de informe oral sobre el sector eléctrico que fue presentado este jueves ante la Comisión de Política Social de la Cámara de Diputados.

Las declaraciones de la autoridad se suman a las observaciones efectuadas en pasados meses por altos miembros del Órgano Ejecutivo.

Gutiérrez explicó que su despacho dio “preferencia” a Jindal Steel & Power en la compra de parte de las acciones de la empresa de capitales bolivianos Gas To Liquid International SA (GTLI) con la finalidad de “asegurar” gas para el Mutún, porque la firma india “no” avanzaba en el desarrollo de la industria del hierro “con el pretexto de que no hay gas”.

Además, recordó, “cuando les propusimos una sociedad con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para la construcción del gasoducto que alimentará el proyecto siderúrgico, tampoco quisieron” realizar inversiones en el mismo.

“Aquí, quien nos está jugando mal es Jindal y es a Jindal a quien habría que sacar (del proyecto), porque nos está engañando”, manifestó Gutiérrez.

Consultado por La Razón sobre el tema, el gerente de Asuntos Legales de JSB, Jorge Gallardo, informó que, al ser un tema “delicado”, los ejecutivos de la empresa deben conocer de manera oficial las declaraciones del Ministro de Hidrocarburos y que hoy se pronunciarán al respecto.

Compromisos. El 15 de junio, los ejecutivos de YPFB y GTLI suscribieron cuatro contratos de servicio para la búsqueda de gas y petróleo en las áreas reservadas Almendro, río Beni, Itacaray y Cupecito.

En la oportunidad, la sociedad de capitales boliviano-indios se comprometió a invertir US$72 millones en exploración hidrocarburífera dentro de esas áreas.

A Jindal “le hemos dado el Mutún y campos de exploración”, pero la empresa “no invierte ni en lo uno ni en lo otro. ¿Qué más les vamos a dar? Por eso digo que si está perjudicando, saquemos a Jindal”, reiteró Gutiérrez.

Las declaraciones de la autoridad siguen una línea de observaciones gubernamentales en contra de la empresa india que comienza con la conminatoria del propio presidente Evo Morales a cumplir sus compromisos de inversión el 11 de agosto del 2010.

En julio de este año, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, mencionó en declaraciones a medios locales: “Yo, la verdad, reniego siempre de esta empresa india, porque no es la mejor elección que hemos podido hacer”.

Asimismo, el 14 de agosto, el vicepresidente, Álvaro García, lanzó una nueva conminatoria a JSB advirtiendo que el Estado rescindirá el contrato con la siderúrgica india si hasta abril del 2012 no concretiza la inversión de US$600 millones en el proyecto de explotación de hierro.

“Hasta abril (del 2012), la inversión comprometida de US$600 millones tiene que ejecutarse de forma comprobada no comprometida; si no está viabilizada esa inversión, nosotros vamos a terminar el contrato”, previno el Mandatario.

ESM debe aprobar provisión

Solicitud. El presidente de YPFB Corporación, Carlos Villegas, informó que, aunque hubo acercamientos con Jindal para la provisión del gas que abastecerá el proyecto de explotación del Mutún, aún no recibieron una solicitud formal de la empresa.

Condición. “Toda solicitud de gas para la industrialización (del hierro) debe tener el visto bueno de quienes hacen seguimiento del proyecto: la ESM y el Ministerio de Minería”. Además, “hemos solicitado a Jindal nos presente su plan de inversiones”, dijo.