Acompañado de especialistas y apoyándose en una serie de datos y ejemplos expuestos en un power point, el ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, insistió este miércoles que la construcción del puente sobre el canal Chacao, que conectará a Chiloé con el continente, es factible con los US$740 millones propuestos por el presidente Sebastián Piñera.

Desde las dependencias del Ministerio de Obras Públicas (MOP), el secretario de Estado desestimó las acusaciones de populismo en esta materia y aclaró que las razones para volver a estudiar el proyecto –presentado el 2002 y rechazado el 2006- es que el escenario ha cambiado.

"El diseño del puente se hizo hace más de una década y fue sobredimensionado a las condiciones actuales. Hoy existen nuevas tecnologías y creemos que se pueden ahorrar significativamente algunos costos del proyecto", explicó el ministro, agregando que la mejor modalidad para optimizar los recursos es la construcción de un puente colgante de tres pistas.

En la misma línea, Golborne puntualizó que el proyecto no debe ser bajo el mecanismo de concesiones, pues "hay una mayor carga financiera para el Estado y una rentabilidad privada menor".

En tanto, sobre el argumento de que el precio del acero ha subido, situación que hace complejo cumplir con los montos asignados, precisó que es cierto que se ha producido un alza en el último tiempo, pero ahora viene en bajada, por lo que no debería ser una limitante.

"No hablemos de presidenciables". Con el objetivo de despejar las dudas sobre que este anuncio podría considerarse como una ayuda en su opción presidencial, considerando las últimas polémicas en esta materia, el titular del MOP aseguró que fue el 2011 –y no este año- que el mandatario mandó a reestudiar la viabilidad del puente.

Asimismo, hizo un llamado a no presidencializar este tema, porque "seguir con esto aburre a la gente y la verdad es que no veo que aporte. Lo importante es que avancemos seriamente en una ingeniería para un puente".

Debate ocioso. Además, el ministro aprovechó la instancia para calificar de "ocioso" el debate respecto a que la implementación del puente costaría –a lo menos- US$1000 millones, US$260 millones más de lo ofrecido por Piñera.

"Este debate sobre cuánto va a costar el puente es bastante ocioso, porque el puente va a costar lo que cueste. La realidad es que en un año y medio más vamos a saber de verdad cuánto vale. Si en ese minuto el precio del acero se duplica, obviamente va a costar mucho más. Pero si se mantiene en los rangos actuales –que son los supuestos que estamos haciendo- el proyecto estará dentro de los límites", expresó.

Cronograma: 2019 debería estar listo. Sobre el cronograma de trabajo, Golborne indicó que la idea del Ejecutivo es llamar a licitación este año y luego recibir las ofertas hacia fines del 2013 para "poder adjudicar esta obra durante este período de gobierno".

Finalmente, tras el trabajo ingenieril y los 50 meses estimados de construcción, el proyecto debería estar listo el 2019.