Caracas. El ministro de Energía venezolano, Rafael Ramírez, desechó la posibilidad de una reunión de la OPEP en el corto plazo para tratar la crisis de Oriente Medio, al tiempo que descartó eventuales problemas de suministros, según reseñó este miércoles el diario oficial.

La ola de protestas populares -que ya ha derrocado a los dirigentes de Egipto y Túnez y ha hecho tambalear el mandato del líder libio, Muammar Gaddafi- contagió su malestar al mercado e impulsó el precio del petróleo a un máximo de dos años y medio.

"Consideramos que no hay alteración o suspensión de suministros. Los grandes consumidores acumulan grandes reservas de petróleo en sus almacenes", dijo Ramírez citado por el Correo del Orinoco.

Ramírez agregó que mantiene contacto con el ministro de petróleo saudí, Ali al-Naimi, y ambos llegaron a la conclusión de que los suministros son buenos.

El también presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) explicó que sólo vería urgente una reunión de la organización en un escenario de interrupciones de despachos, panorama que descartó.