Fráncfort. Cualquier prohibición al diésel probablemente demoraría dos años en entrar en vigor, tiempo en el cual las ciudades afectadas podrían haber hallado otras formas de reducir la polución, dijo el ministro de Transporte del estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, Hendrik Wuest.

"Habrá nuevos planes antipolución. Esos pueden ser impugnados en la corte... Al momento en que todo esté decidido será 2020", declaró Wuest, citado por el diario Rheinische Post en una entrevista publicada este sábado.

Para entonces, dijo Wuest, un paquete de medidas habrá reducido aún más los niveles de óxido de nitrógeno tóxico en el aire. "Las prohibiciones son evitables" en Renania del Norte-Westfalia, agregó.

El martes, una corte federal determinó que las ciudades alemanas pueden prohibir el transitar en sus calles a automóviles con motores a diésel, que son los más contaminantes, medida que podría acelerar un alejamiento de los motores a combustión interna y forzar a los manufactureros a pagar para mejorar los sistemas de escape.