Tokio. La OPEP probablemente decida recortar la producción de petróleo en su reunión del 14 de diciembre en Viena, ya que se prevé un declive de la demanda global de crudo el próximo año, dijo el martes el ministro del Petróleo de Irak.

La perspectiva coincide con la de Irán, otro integrante de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pero va en contra de las expectativas de la mayoría del mercado.

Los observadores de la industria dicen que una reducción del bombeo difícilmente encuentre respaldo entre los miembros del Golfo Pérsico de la OPEP mientras los precios del crudo continúan arriba de los 100 dólares por barril.

Irán quiere convencer a los otros miembros de la OPEP de que vuelvan a colocar la producción en los niveles previos al aumento de este año en respuesta a la crisis en Libia.

Irán, junto con algunos productores africanos y Venezuela, bloqueó en el último encuentro del grupo, el 8 de junio, una propuesta liderada por Arabia Saudita para elevar las metas de producción. Pero Arabia Saudita y sus aliados del Golfo Pérsico incrementaron el bombeo en forma unilateral posteriormente.

El ministro iraquí del Petróleo, Abdul-Kareem Luaibi, dijo también a los reporteros que él prevé que los precios del crudo se negocien entre 100 dólares y 120 dólares por barril, lo que es "razonable" y "aceptable" para Irak.

El crudo Brent subía 37 centavos a 107,25 dólares por barril a las 0726 GMT, tras caer cuatro sesiones consecutivas.

El petróleo estadounidense para enero aumentaba 40 centavos a 97,32 dólares por barril.

El ministro de Irak, quien se encontraba en Tokio para unas reuniones con compañías japoneses, hizo las declaraciones por medio de un traductor.