Como una “conchudez” y una “desfachatez” tildó el ministro de Energía, Pedro Sánchez, las solicitudes de mayores facilidades realizadas por la empresa minera Doe Run para iniciar las obras de una faena. Esta flexibilidad requerida apunta a una serie de medidas fijadas por la autoridad para que la firma reinicie sus labores en el complejo metalúrgico La Oroya.

Sánchez responsabilizó a la empresa de la lentitud de los trámites para que vuelva a operar, citando el hecho de que la empresa entregó el contrato con las consideraciones el viernes y fuera de horario, según consigna El Comercio.

Voceros de la empresa dijeron que no responderían mientras no vieran el video con las declaraciones.

Por su parte, el dirigente sindical Royberto Guzmán dijo que lo que más le preocupaba era la vuelta a operaciones de la minera, resistida por los trabajadores. Unos dos mil de ellos marcharon el martes último por la carretera Central y luego realizaron una manifestación en plena vía, dificultando el tránsito vehicular por unas cinco horas.

Doe Run Perú es una compañía minera y metalúrgica con operaciones localizadas en los Andes centrales del Perú. Aparte de ser dueña del Complejo Metalúrgico de La Oroya desde Octubre de 1997, también tiene la propiedad de la mina Cobriza en Huancavelica desde septiembre de 1998.

Ambos fueron adquiridos del Estado Peruano