Río de Janeiro.- Una potencial prohibición del popular herbicida glifosato en Brasil sería un "desastre" para la agricultura del país, y un fallo judicial local que apunta contra el agroquímico es erróneo y será apelado, dijo este jueves el ministro Blairo Maggi.

Un tribunal brasileño dictaminó días atrás que los nuevos productos que contengan el químico no se podrán registrar en el país y que los registros existentes se suspenderán a partir de septiembre hasta que la autoridad sanitaria Anvisa se expida acerca de una reevaluación de la seguridad del glifosato.

El ministro de Agricultura Maggi dijo que el glifosato se usa en alrededor del 95% de las plantaciones de soja, maíz y algodón del país sudamericano y que no existe sustituto.

La Procuradoría General de Brasil ha dicho que está preparando una apelación al dictamen de la corte, con apoyo del Ministerio de Agricultura. Maggi señaló que confía en que el fallo sea revertido tras la apelación.

Monsanto, adquirida este año por Bayer AG en un multimillonario acuerdo, dijo en un comunicado que más de 800 revisiones, entre ellas de la Agencia de Protección Ambiental y de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, apoyan que el glifosato no produce cáncer.

El caso brasileño es parte de un revés judicial internacional para el agroquímico.

Un jurado estadounidense dictaminó la semana pasada que Monsanto debe pagar US$289 millones por daños a un jardinero de una escuela de California que alega que su exposición a productos en base a glifosato, entre ellos el herbicida Roundup de la firma, le produjo cáncer.

Monsanto, adquirida este año por Bayer AG en un multimillonario acuerdo, dijo en un comunicado que más de 800 revisiones, entre ellas de la Agencia de Protección Ambiental y de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, apoyan que el glifosato no produce cáncer.

La empresa está apelando el fallo estadounidense.

Bayer reiteró este jueves que era injustificado el veredicto judicial de la semana pasada que obliga a Monsanto a pagar daños.