Londres. La cadena minorista británica Marks & Spencer dijo que necesitaba modernizarse urgentemente para sobrevivir después de una segunda caída consecutiva de su ganancia anual y un cargo de 321 millones de libras (US$429 millones) por su programa de cierre de tiendas.

Las acciones en la empresa de 134 años, que vende entre otros artículos ropa y alimentos, subían cerca de 6% este miércoles.

La empresa conocida como M&S, una de las más importantes minoristas de Reino Unido, enfrenta una fuerte competencia de supermercados, cadenas de moda como Zara, H&M y Primark, así como de Amazon, mientras la presión sobre el gasto de los consumidores lastra los esfuerzos por revivir su negocio.

En noviembre, dos meses después de que Archie Norman tomara la presidencia, M&S anunció su último intento de reorganizarse tras más de una década de decisiones que se convirtieron en espejismos: un programa de cierre y reubicaciones de tiendas en cinco años para reducir el exceso de superficie de venta en su negocio textil y pasos para hacer más competitivo su atribulado negocio de alimentación.

Al cierre del año 2017/18, la empresa tenía 1.035 tiendas en Reino Unido: 300 de ropa, alimentación y hogar, 696 sólo de alimentación y 39 de 'outlet'.

El grupo dijo este martes que cerraría 100 tiendas británicas para 2022, mientras trata de obtener al menos un tercio de sus ventas de ropa y hogar a través de internet.

Al cierre del año 2017/18, la empresa tenía 1.035 tiendas en Reino Unido: 300 de ropa, alimentación y hogar, 696 sólo de alimentación y 39 de 'outlet'.

Antes del repunte de este miércoles, las acciones de M&S se habían desplomado un 26% en los 12 meses previos, poniendo al valor en riesgo de salir del prestigioso índice FTSE 100 británico.