Casino reportó este martes sólidas ventas en el primer trimestre, lo que le permitió mantener su meta anual de ganancias, gracias a una aceleración de los ingresos en sus hipermercados franceses y las señales de una mejora en Brasil.

Casino, cuya calificación crediticia fue reducida a basura por Standard & Poor's en marzo de 2016, está bajo presión para mostrar que puede reactivar sus ventas y ganancias en Francia debido a que las condiciones en Brasil siguen siendo difíciles, principalmente por la deflación de los alimentos.

"Las fuertes ventas del primer trimestre nos dan tranquilidad con respecto a las perspectivas detalladas que dimos en marzo", dijo a analistas el director financiero de la empresa francesa, Antoine Giscard d'Estaing.

Se espera que la positiva tendencia de ventas en Francia continúe en el segundo trimestre, mientras que las tendencias económicas son más favorables en Brasil, donde la deflación de alimentos se aliviaría en la segunda mitad del año, dijo Giscard d'Estaing.

"Las fuertes ventas del primer trimestre nos dan tranquilidad con respecto a las perspectivas detalladas que dimos en marzo", dijo el director financiero de la empresa, Antoine Giscard d'Estaing.

Para 2018, Casino reiteró su pronóstico de un crecimiento orgánico superior al 10% en sus ganancias consolidadas, excluyendo los créditos fiscales, y de un crecimiento orgánico en su ganancia operativa en Francia, excluyendo actividades inmobiliarias, también por encima del 10%.

Giscard d'Estaing, sin embargo, no hizo ningún comentario sobre las estimaciones de los analistas respecto a las ganancias de 2018 antes de intereses e impuestos, que ascenderían a 1.236 millones de euros (US$1.527 millones) según ThomsonReuters I/B/E/S.

Casino, que controla al brasileño Grupo Pão de Açúcar, reportó ventas totales de 8.900 millones de euros (US$11.000 millones) para el periodo enero-marzo, en línea con las expectativas de los analistas.

Excluyendo adquisiciones, los efectos cambiarios y los ingresos por combustibles, las ventas aumentaron un 3,1%, frente al crecimiento del 3,2% en el cuarto trimestre de 2017.