Santiago. Los acreedores de la minorista chilena La Polar, hundida en un gran escándalo financiero tras engañar a cientos de miles de clientes, aprobaron este lunes un convenio judicial que evita su bancarrota y permite reestructurar su deuda para volver a operar en el corto plazo.

El acuerdo entre La Polar y los acreedores con un 96% del pasivo de la firma establece la condonación de entre un 30 y 40% de una deuda de unos US$900 millones, que se pagará en dos tramos: a diez años y al 2032.

"Se aprobó la propuesta de convenio judicial preventivo (...) lo cual modifica sustancialmente la forma y el fondo de cómo se va a pagar la deuda. Esto significa buenas perspectivas para la empresa", dijo a periodistas César Barros, presidente de la atribulada minorista.

La Polar reconoció en junio que cambió unilateralmente las condiciones de los créditos de más de 400.000 clientes sin consultarles y aplicándoles altos intereses, lo que derivó en millonarias provisiones, un fuerte castigo a sus acciones y una serie de investigaciones.

El acuerdo con los acreedores permite a La Polar contar con inmunidad ante un eventual pedido de quiebra y tiempo para concretar un aumento de capital por unos US$240 millones.

En un anticipo, la semana pasada La Polar ya había logrado el apoyo de los tenedores de bonos de la empresa -que representan un 60% de sus pasivos- y sólo le restaba obtener el respaldo de otro 15% de sus acreedores para obtener el mínimo necesario.

Este viernes, la minorista reveló pérdidas por US$1.253 millones en los primeros siete meses de este año, en una corrección de sus resultados tras "maquillar" cifras durante años en sus estados financieros.

A las 13.14 hora local (1614 GMT), las acciones de La Polar caían un 0,39% a CH$460 en la Bolsa de Comercio de Santiago.