El minorista de ropa y accesorios Forever 21 abrió el fin de semana su primera tienda en Brasil y alborotó a los consumidores en busca de ofertas, que hicieron fila por hasta siete horas para comprar tops de US$4 y otros artículos de moda a precios muy por debajo de sus competidores.

Los compradores abarrotaron el centro comercial Morumbí, uno de los más grandes de São Paulo, donde la tienda de la cadena estadounidense de moda barata atrajo filas de más de 5.000 personas el sábado. Muchos llegaron atraídos por los precios, porque las prendas de temporada que se venden en Brasil usualmente cuestan 50% o más que en las tiendas de Estados Unidos.

La mayoría de los artículos en la tienda de Forever 21 se venden a precios más altos que en EEUU., pero aun así son más baratos que prendas comprables en otros minoristas de Brasil.

Nathalia Rezende, una estudiante de odontología de 19 años, compró un vestido de fiesta por 89 reales, o US$38, que cuesta US$25 en un Forever 21 en EE.UU.

"Un vestido así me habría costado por lo menos 150 reales (US$64) en cualquier otra tienda", dijo.

"El valor que les damos a nuestros consumidores en EE.UU. (por su dinero) se refleja en todos nuestros mercados. Nuestro consumidor nos conoce por nuestro gran valor y queremos mantenernos fieles a la marca", dice Kristen Strickler, portavoz de Forever 21.

La empresa, que opera 615 tiendas en todo el mundo, planea abrir siete locales en Brasil este año, incluyendo ciudades como Rio de Janeiro, Brasilia y Porto Alegre.

Forever 21 abrió su primera tienda en América Latina en Bogotá en agosto de 2012, causando la misma reacción que el pasado fin de semana en Brasil: filas que se extendían miles de metros por horas.