Monterrey, México. Las grandes minoristas mexicanas intensificarán la competencia y acelerarán su expansión este año para incrementar sus ventas y aprovechar una recuperación del consumo, pero presiones inflacionarias externas podrían poner en jaque sus planes.

México se está recuperando de la recesión en la que cayó entre el 2008 y el 2009, y pese a señales de mejoría en el empleo, el crédito y remesas el consumo camina a un ritmo lento alcanzando sólo a ciertos sectores de la población.

"A nivel autoservicios no se ve un cambio en el consumidor. La recuperación no es general, se nota más en la clase media, pero (el consumo) no ha regresado a sus niveles de hace cuatro años", dijo Raquel Moscoso, analista de la Casa de Bolsa IXE en la Ciudad de México.

Las ventas iguales -de las tiendas con más de un año en operación- de las cadenas por departamentos vieron en febrero un alza del 10,5%, mientras que los autoservicios crecieron apenas un 1,3%, marcando la diferencia en la recuperación entre los sectores poblacionales.

Los especialistas anticipan que esta situación alimentará la competencia entre los grandes autoservicios como Wal Mart de México, Soriana, Chedraui y Comerci.

Walmex, la líder del sector, relanzó hace días anuncios por televisión comparando precios con sus rivales así como una campaña para fortalecer la imagen de sus hipermercados, que compiten con las tiendas de Comerci y donde vende ropa y electrónicos, segmentos que están mostrando mejor desempeño.

Comerci, que recién logró la reestructuración de su deuda, lucha por mantener su posición en el mercado con una estrategia de reducción de precios y una campaña donde su imagen es una famosa actriz de telenovelas.

Por su parte, Soriana también está bajando sus precios, devolviendo dinero electrónico en las compras realizadas con su tarjeta de crédito y ofreciendo descuentos con sus "días de mercado", que se enfocan en la venta de frutas y verduras.

"Esperamos que el principio del 2011 siga lento en término de ventas iguales, y aunque las mercancías generales y la ropa parezcan desempeñarse bien, están siendo opacadas por la intensa competencia en perecederos y abarrotes", dijo Santander en un reporte.

Además, los autoservicios tratan de competir con las departamentales manteniendo en sus áreas de electrónicas y el hogar programas de crédito a plazos sin intereses y enfocándose en formatos más pequeños que les dan más rentabilidad.

Por su parte, Soriana planea abrir 50 nuevas tiendas este año, de las cuales la mitad son de un formato más pequeño que sus hipermercados, mientras que Walmex abrirá 365 unidades comerciales de las cuales alrededor del 30% serán de su pequeño formato de Bodega.


Nubes en el horizonte

La Asociación Nacional de tiendas de Autoservicios y Departamentales (Antad), que agrupa a un centenar de las mayores minoristas de México, dijo que sus socios más que duplicarán este año sus inversiones a US$3.600 millones.

No obstante, la agrupación espera que las ventas iguales de sus socios crecerán este año un 2,6%, frente al 3,5% del 2010.

Y aunque analistas esperaban que la mejoría en el empleo, crédito y remesas que se ha dado en los últimos meses acelerara las ventas a partir del segundo trimestre, los conflictos políticos en Libia y Egipto, el terremoto en Japón y el alza de materias primas amenazan con fuertes presiones sobre la inflación.

La confianza del consumidor de México se mantuvo en febrero en su mayor nivel de los últimos 32 meses, mientras el desempleo bajó a un 5,38% y las remesas crecieron en enero un 5,85%.

"México va bien", dijo Raúl Ochoa, analista de Interacciones. Pero "entre la recuperación y los problemas en Asia se puede generar volatilidad (...) el consumo va a ser menor".

Según datos oficiales se espera que la economía mexicana, la segunda mayor de América Latina, crezca este año entre un 3,8% y un 4,8% desde su expansión de 5,5% el año pasado.

Aunque esta semana, el secretario de Hacienda de México, Ernesto Cordero, dijo a Reuters que el crecimiento económico del país podría sorprender al alza de los pronósticos.

En tanto, hasta la primera quincena de marzo, la inflación anualizada se desaceleró a un 3,09%, en línea con la meta del banco central del 3% +/- un punto porcentual.