Tegucigalpa. Los molineros no adquirirán arroz nacional como consecuencia del fracaso en la negociación de compra y venta del grano.

Las negociaciones finalizaron ayer con las posiciones encontradas de ambos grupos, que no lograron ponerse de acuerdo en el precio. Los productores de arroz solicitaron un valor de 350 lempiras por quintal granza húmedo, mientras que la agroindustria cerró su propuesta en 320 lempiras.

Fredy Torres, representante de los productores de arroz, aseguró que "no venderemos nuestra cosecha a ese precio, preferimos botar el grano, porque de todas formas siempre salimos perdiendo".

Con esta situación, los arroceros vislumbran una crisis en el sector agro, ya que amenazan con dejar de pagar sus deudas con la banca privada, como consecuencia que no tendrían mercado para vender su producción.

"Nos levantamos indignados y no vamos a entregar la cosecha a ese precio, y estamos muy decepcionados del gobierno porque actuó de forma muy tibia", aseguró Torres.

Por su parte, Mauricio Morales, productor de arroz de Intibucá, comentó que "pedimos una reunión con el presidente Porfirio Lobo Sosa, porque el viceministro Juan Artica no ha brindando el respaldo que esperábamos".

Esta falta de un acuerdo entre los productores y la agroindustria dejaría sin mercado unos 450.000 quintales de arroz que se recolectan en Honduras.