Tegucigalpa. Continúan los escándalos en el sector arrocero y frijolero de Honduras, dado que se denunció ante las autoridades de la Secretaría de Agricultura y de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) que un molino importa arroz escaldado, pero se declara como arroz precocido para evadir el pago de impuestos.

El arroz escaldado es aquel que en su estado de arroz con cáscara y antes de someterlo a descascarillado, blanqueado y pulido, se escaldó en agua caliente o vapor y posteriormente fue secado.

“De manera permanente recibimos denuncias para poner controles que garanticen el cumplimiento universal del pago de impuestos y aranceles”, expresó el ministro de Agricultura y Ganadería, Jacobo Regalado.

Ante esta situación se comenzó a desarrollar este lunes una serie de reuniones entre funcionarios de la Dirección Ejecutiva de Ingresos y de la Secretaría de Comercio, para impedir una nueva defraudación a la hacienda pública.

Regalado indicó que comenzaron a investigar a uno de los 23 molinos arroceros diseminados en el territorio nacional por la denuncia formulada por un competidor.

“La diferencia es que el arroz -escaldado- paga impuestos de acuerdo a la partida arancelaria y el otro no. Se investiga cuánto se ha importado y su monto”, dijo el ministro.

Fue del parecer que en el contexto de la reunión sostenida con personeros de la DEI se brindó el nombre o los nombres de los industriales que han incurrido en este ilícito.

Ingresos, por su parte, cotejará los datos de la denuncia y de proceder efectuará las acciones establecidas en la ley para enmendar la evasión tributaria.

A finales de 2011 y principios de 2012 trascendieron al menos tres importaciones masivas de arroz efectuadas al margen de la ley por molinos diseminados en la costa norte del país.

El presidente Porfirio Lobo denunció en su momento que de los predios de la Empresa Nacional Portuaria (ENP) salieron unas 200 rastras cargadas de arroz de manera ilícita.