Tegucigalpa. El contingente de desabasto de arroz que solicita la agroindustria hondureña podría causar estragos en la producción nacional.

Este día se define la cantidad a importar en condición de desabasto, que la agroindustria asegura necesitar para cumplir la demanda del mercado.

En el ring de la negociación se encuentran los productores, quienes aseguran que el déficit nacional será de aproximadamente 10.891 toneladas métricas, mientras al otro extremo, la agroindustria urge la necesidad de importar 30.000 toneladas métricas.

Fredy Torres, representante de los productores de arroz en la mesa de negociación, comentó que "analizaremos si procede o no el contingente de desabasto, estamos revisando el pronóstico de cosecha y el censo de área sembrada para luego tomar una decisión".

De acuerdo con análisis de Agrobolsa, la meta estimada de cosecha, que comenzará a salir en las últimas semanas de septiembre, será de unos 478.275 quintales del grano, "calculamos una diferencia de 239.611 quintales de arroz, y no 660.000 quintales que está solicitando la agroindustria".

La aprobación o no de esta cantidad de arroz para importación debe ser analizada en detalle por la mesa de negociación, considerando que el sector arrocero nacional ha realizado inversiones para incrementar su producción, donde grandes empresarios y funcionarios de Estado, incluyendo al presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, se dedican recientemente al cultivo de este grano, como parte de la diversificación de sus empresas.

Se presume que la solicitud de la agroindustria por agilizar el proceso de importación bajo la cuota de desabasto, la cual les permitiría no pagar aranceles, sería a raíz de una mala compra que realizaron en los mercados internacionales.

Al parecer, el grano que adquirió la agroindustria se quebró en un importante porcentaje, lo que los lleva a la necesidad de hacer más compras. Pero será la mesa de negociación, conformada por los productores y la agroindustria con la mediación del gobierno, quienes tomarán esta decisión.

El convenio marco firmado por estos sectores productivos no permite la aprobación de una importación libre de arancel, sin antes ser consensuada con las partes involucradas en la cadena.