Madrid. La compañía estadounidense Monsanto logró un beneficio neto de US$368 millones (272,6 millones de euros) en su primer trimestre fiscal (que cerró el pasado 30 de noviembre), lo que supone un aumento del 8,5% respecto a las ganancias conseguidas en el mismo período del año anterior.

Las ventas de Monsanto alcanzaron los US$3.143 millones (2.328 millones de euros), lo que supone un aumento del 6,9%, mientras que sus beneficios brutos ascendieron a US$1.563 millones -1.157 millones de euros -(+11,8 %), según un comunicado difundido por la empresa.

Dentro de sus ramas de negocio, la multinacional biotecnológica facturó US$1.676 millones (1.241 millones de euros) por el segmento de "semillas y genómica", lo que supuso una bajada del 7,4%.

En este apartado, la venta de semillas de maíz ocupa la primera posición (US$1.054 millones o 780 millones de euros), seguida por las de colza (US$267 millones o 197,7 millones de euros).

Por el contrario, aumentó un 23,9% sus ventas dentro de la rama de "productividad agrícola", hasta los US$1.467 millones (1.086 millones de euros), lo que incluye productos fitosanitarios y herbicidas.

El director ejecutivo de Monsanto, Hugh Grant, ha manifestado, en un comunicado, que los resultados del primer trimestre prueban que la compañía ha puesto en marcha la "estrategia correcta de crecimiento".

Ha subrayado, dentro de sus negocios, los "avances" en investigación y desarrollo, en áreas como la biotecnología o la agricultura integrada