Reuters. Monsanto, el mayor productor mundial de semillas, dijo que planea reducir otros 1.000 empleos a nivel mundial, con lo que su cifra total de recortes ascendería a 3.600, o casi un 16% de su fuerza laboral global, según un documento de la Comisión de Valores de Estados Unidos divulgado el miércoles.

La medida forma parte de un plan anunciado previamente que tiene por objetivo generar ahorros anuales de US$500 millones para fines del año fiscal 2018.

La reducción de puestos de trabajo variará de país a país y se espera que continúe durante el año fiscal 2018, dijo Monsanto.

Los recortes adicionales de personal, junto con el cierre de instalaciones y el término de contratos, elevarían un cargo por reestructuración a un rango de entre US$1.100 y US$1.200 millones, desde la estimación previa de entre US$850 y US$900 millones, dijo la compañía.

De esa cantidad, US$493 millones se registraron en el cuarto trimestre del año fiscal 2015 y US$318 millones en el primer trimestre del año fiscal 2016, dijo Monsanto.

En tanto, Monsanto dijo que espera que sus ganancias del 2016 se ubiquen en la parte baja de sus pronósticos previos, aunque reportó una pérdida trimestral menor a la esperada gracias a un aumento en las ventas de soja en Brasil.

La compañía ahora espera que sus utilidades ajustadas para todo el año queden en la mitad inferior de la previsiones de entre US$5,10 y US$5,60 por acción, en parte debido a la caída del peso argentino.

La pérdida neta atribuible a Monsanto fue de US$253 millones, o 56 centavos de dólar por acción, en el primer trimestre que finalizó el 30 de noviembre, en comparación con una ganancia de US$243 millones, o 50 centavos de dólar por papel, reportada en el mismo periodo del año previo.