La pérdida de Monsanto Co. (MON) se redujo considerablemente en el cuarto trimestre de su año fiscal, gracias a una disminución en los cargos por medidas de reestructuración.

Sin embargo, la empresa registró una pérdida sobre una base ajustada, que se ubicó en el extremo inferior de su proyección.

Las acciones subían el 4,8% a US$50,87 tras la apertura de Wall Street, debido a que los ingresos experimentaron un sorpresivo incremento.

La compañía también emitió una cautelosa proyección para el resultado de todo el año, al anticipar un beneficio por acción de entre US$2,72 y US$2,82. Los analistas esperan, en promedio, que la firma anuncie una ganancia anual de US$2,83, según la encuesta más reciente de Thomson Reuters.

La mayor productora de semillas del mundo ha estado asignando más recursos a la venta de semillas modificadas genéticamente, a medida que sus operaciones de herbicidas han sido afectadas por la competencia.

Los costos de reestructuración de su filial de productos para eliminar malezas perjudicaron el resultado neto. Pero el volumen aumentó en la mayoría de los mercados durante el trimestre.

Durante los tres meses al 31 de agosto, Monsanto registró una pérdida de US$143 millones, o 26 centavos por acción, comparada con la pérdida de US$233 millones, o 43 centavos por acción, del mismo período del año pasado.

Si se excluyen los costos por medidas de reestructuración y otros conceptos, la compañía registró una pérdida de 9 centavos por acción, frente a la ganancia de 2 centavos de un año atrás. En junio, la empresa predijo un resultado de entre una pérdida de 9 centavos y un beneficio de 11 centavos.

Monsanto informó que las ventas netas sumaron US$1.950 millones, un aumento del 3,9% frente a un año atrás.

Según una encuesta de Thomson Reuters, los analistas esperaban, en promedio, que la firma anunciara ingresos de US$1.820 millones.

El margen bruto disminuyó del 45,6% al 44,1%.