Mexico. La perspectiva del sistema bancario colombiano permanece estable, reflejando la expectativa que un favorable ambiente operativo local sostendrá la expansión del crédito y negocios de los bancos en los próximos 12 a 18 meses, indica Moody’s Investors Service en su nuevo informe titulado “Banking System Outlook: Colombia”.

“Esperamos que el sólido crecimiento económico, inflación estable, disminución del desempleo y aumento del salario real continuarán dando apoyo a los bancos en Colombia a pesar de indicios de moderación en medio de una economía global en desaceleración”, señala Felipe Carvallo, analista y autor del informe.

Se espera que el PIB colombiano crezca 4,5% en 2012 y 4,9% en el año siguiente, que aunque menores que en 2011, continuó Carvallo, todavía se encuentran muy por encima de niveles globales.

Adicionalmente, la buena calidad de activos, amplias provisiones y robusta rentabilidad de los bancos colombianos, continuarán compensando su débil capitalización tangible y sirven como protección contra pérdidas.

“Aun cuando la calidad de activos muestra señales de deterioro y es probable que la morosidad incremente conforme maduran las carteras de consumo después de un período de fuerte crecimiento”, continuó Carvallo, “ésta deberá continuar siendo manejable conforme los bancos restringen sus estándares de originación y se enfocan en el otorgamiento de créditos corporativos”.

Sin embargo, las elevadas concentraciones de la cartera corporativa y la considerable tenencia de riesgo de créditos cruzados, exponen a los bancos colombianos a un rápido deterioro de la calidad crediticia en caso de que uno o más de los grandes corporativos incumpliesen.

Además, el apetito de los bancos por llevar a cabo adquisiciones y expandirse internacionalmente podría dificultar su capacidad para mantener controles y administrar riesgos de manera efectiva en franquicias cada vez más complejas.

Amplios márgenes de interés neto y eficientes operaciones ayudarán a sostener la rentabilidad de la banca colombiana en el próximo año, aunque se espera que los gastos de provisiones incrementen conforme madura la cartera al consumo.

El actual crecimiento en crédito, aunque moderado, apoyará las utilidades mientras que las concentraciones de deudor y las tenencias de créditos cruzados sindicados de grandes créditos corporativos elevan el riesgo de volatilidad de utilidades.