Madrid. La agencia de medición de riesgos Moody's ha asegurado que el acuerdo alcanzado entre Repsol y el gobierno argentino para compensar a la petrolera española por la expropiación de YPF tendrá efectos positivos en la calificación crediticia de ambas compañías.

En un informe remitido este lunes, Moody's afirma que el cobro de US$5.000 millones (3.700 millones de euros) previsto en el acuerdo de compensación y la venta del 12,38% que Repsol conserva en YPF -que la agencia valora en US$1.300 millones, 944 millones de euros- darán a la empresa española "una fuente adicional de efectivo".

Esto permitirá a la petrolera española tanto invertir en "el continuo crecimiento de sus actividades de exploración y producción" como en "potenciales" adquisiciones, tal y como apuntó el propio presidente del grupo, Antonio Brufau, la pasada semana.

La pasada semana, Repsol cerró un acuerdo con las autoridades argentinas por el que estas compensarían con US$5.000 millones -articulados a través de deuda soberana y protegidos con mecanismos para evitar su devaluación- la expropiación del 51% de las acciones de YPF en abril de 2012.

El efectivo obtenido tanto de la potencial desinversión en YPF como de la venta o amortización de los bonos argentinos permitirán a Repsol "reforzar y mejorar" la actual composición geográfica y tecnológica de su cartera de producción de petróleo y gas.

Sin embargo, la agencia puntualiza que, dada la debilidad financiera argentina y el largo plazo de vencimiento de los bonos, la recuperación efectiva de la compensación "tiene que verse", una eventualidad que también está reflejada en el acuerdo a través de su reconocimiento ante tribunales de arbitraje internacionales.

Con respecto a la petrolera argentina, Moody's destaca que el acuerdo es positivo para YPF, ya que no tendrá que utilizar fondos propios para compensar a Repsol y, además, este acuerdo retira posibles impedimentos para sellar alianzas con terceros para explotar sus activos.