Cochabamba. “Planeta o muerte”, con esas palabras el presidente de Bolivia, Evo Morales, inició su discurso de inauguración de la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que se realiza en su país y que reúne a representantes de más de 129 países.

En su intervención el mandatario aseguró que la crisis climática no es una causa sino un efecto que viene del sistema capitalista. “El capitalismo es sinónimo de desigualdad, de destrucción del planeta tierra y los hijos de esta tierra debemos reunirnos y reflexionar para salvar a todo el mundo”, refirió.

En esa línea, destacó que esta reunión, convocada por el propio Morales, tras el fracaso de la cumbre de Copenhaguen, tiene una enorme importancia, informó Los Tiempos.

En el encuentro, que se inició con una ceremonia ancestral que incluyó a representantes indígenas de los cinco continentes, reúne a autoridades, científicos, representantes de organizaciones sociales, ambientales e indígenas con el objeto de debatir iniciativas y proyectos en pro del bien de la tierra.

El debate estará organizado en base a 17 mesas y la idea es elaborar un documento que será entregado en la XVI versión de la Cumbre Climática de Cancún, que se realizará en diciembre próximo y que es organizada por Naciones Unidas.

En la ocasión, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica Para América Latina (Cepal), Alicia Bárcena, leyó el mensaje enviado por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon. Según consignó Los Tiempos, durante su intervención la funcionaria fue abuchada por representantes de distintas organizaciones.

Bárcena aseguró que el marco normativo que mueve a la ONU es la igualdad de los derechos de los seres humanos y de la "Madre Tierra" y sostuvo que "ha llegado la hora" de cerrar las brechas creadas por la desigualdad. Y aseguró su deseo de que las deliberaciones de esta reunión "redunden en contribuciones positivas, constructivas y viables".