La Paz. El presidente Evo Morales inauguró este sábado una planta envasadora y otra recalificadora de balones de gas licuado de petróleo (GLP) en la zona de Senkata, con el propósito de mejorar la distribución del energético en las ciudades de La Paz y El Alto.

Ante una nutrida concentración de organizaciones sociales, Morales enfatizó que esas obras son un justo reconocimiento a la lucha de la ciudad de El Alto y pidió a sus habitantes evitar cualquier conflicto que afecte las operaciones de la planta de Senkata para no "castigar" a la ciudadanía con un eventual corte en la entrega.

Se considera que la lucha del pueblo alteño se tradujo en la nacionalización de los hidrocarburos en 2006. "Excelente trabajo desde la ciudad de El Alto, pero también nuevas obras civiles en la ciudad como justo reconocimiento al pueblo alteño, pero algunos compañeros tratan de cercar Senkata donde está la envasadadora, como para castigar al pueblo alteño o a otros pueblos", dijo el mandatario.

YPFB informó que la nueva planta cuenta con operaciones automáticas para abrir, cerrar y controlar el peso de las garrafas de GLP.

Según datos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), las dos nuevas plantas inauguradas en Senkata demandaron una inversión de al menos US$7,9 millones e incrementarán la capacidad de envasado de GLP, de 28.800 a 44.000 garrafas por día.

En su intervención, el jefe de Estado resaltó que actualmente Bolivia puede exportar GLP a Paraguay y Perú, debido a la puesta en marcha de la Planta Separadora de Líquidos Río Grande, en Santa Cruz, que permitió al país ser autosuficiente en la generación de ese combustible.

Los trabajos de ampliación en Senkata se inscriben en el marco de un proyecto nacional para mejorar la capacidad productiva de GLP, que abarca similares plantas en Palmasola (Santa Cruz) y Valle Hermoso (Cochabamba).

YPFB informó que la nueva planta cuenta con operaciones automáticas para abrir, cerrar y controlar el peso de las garrafas de GLP.

Además, cumple con todos los procesos de seguridad de engarrafado de GLP, tales como purgado de residuos de GLP, inspección de cilindros, envasado, verificación de peso, ajuste de peso, taponado, precintado, prueba de hermeticidad y sellado.

En tanto que la nueva planta de recalificación permite reparar los cilindros de GLP, para dar mayor seguridad a los usuarios e incrementar la vida útil de las garrafas, por hasta diez años adicionales. La capacidad de esa planta es de 7.280 cilindros al mes, de acuerdo con los datos de YPFB.